Deportes

Zidane hace autocrítica y no se justifica en el árbitro

El entrenador dialoga con la plantilla y pide que comience bien los partidos. Y que cuando marca, remate los resultados

ESPAÑA. El vestuario del Real Madrid se quejaba de dos goles anulados que eran reglamentarios. Varios líderes de la plantilla valoraban que la presión mediática provocada por Piqué y Roig tras el arbitraje de Villarreal surtió efecto. Zidane, elegante, no se quejó de la actuación de Fernández Borbalán y centró la autocrítica en los errores de su equipo. Muchos deberían aprender.

Lo primero que hizo Zidane fue analizar la expulsión de Bale, clave en el devenir del encuentro. El preparador francés corroboró que el galés pidió disculpas por el error: «Ha pedido perdón a todos. Perdió los nervios. Pero después, con diez, supimos remontar, marcar dos goles y empatar. Yo siempre veo el lado positivo de las cosas. Las cosas negativas las hablaré con los jugadores». Los hechos negativos los fundamenta en la falta de mordiente del equipo para sentenciar el resultado. «Marcamos un gol y después no continuamos atacando para rematarlo con uno o dos más. Dejamos el balón a Las Palmas, les permitimos entrar de nuevo en el partido. Esto hay que corregirlo. Comenzamos los encuentros mal».

Bale y Morata, sancionados

Marcelo adujo que en el vestuario se habla de una forma de jugar que después no se aplica en el césped. Zidane subrayó que esas palabras coincidían con su análisis: «Marcelo se refiere a esa falta de continuidad para sentenciar los partidos».

El Real Madrid consiguió una plusmarca nacional, 45 partidos consecutivos marcando, superando los 44 del Barcelona, pero perdía el liderato. El capitán, Ramos, dio la cara. Dejó entrever que la presión de Piqué con su mensaje posterior al triunfo en Villarreal ha obtenido rédito arbitral: «Hoy no habrá mensaje de Piqué». El sevillano restó importancia a una discusión entre los jugadores al ascender por las escaleras hacia cada vestuario: «Había tensión y se dijeron cosas entre las rejas, no pasó de eso».

Keylor también fue valiente ante los pitos sufridos: «Pude cometer algún error, pero luego hice buenas paradas». Zidane ya piensa en el enfrentamiento de Éibar. Pierde a Bale y Morata, que sumó su quinta tarjeta. Vuelve Casemiro.  (ABC/LA NACIÓN)