Opinión

YO NO FUI

Henry Rafael Silva Viteri

henry.silvaviteri66@gmail.com

¡Yo no fui! ¡Yo no fui! ¡Claro que son!, son los culpables de la década perdida, culpables de la prostitución de la justicia hasta con chucky seven, culpables de enriquecimientos ilícitos aprobados por las autoridades de control, enriquecimientos encabezado por un tirano financiado por las FARC pasando por los ministros con asesores come cheques, ministras de ambulancias “torpedos” o constructoras de casas con techos voladores y carreteras no las mejores del mundo sino las más caras del mundo, directores de corporaciones financieras que otorgan prestamos sin garantías, primos sin título ocupando alto cargo en bancos, vicepresidentes graduados gracias a la información del rincón del vago, directores de tránsito importadores de chalecos que el viento se los llevó.

¡Yo no fui! ¡Claro que son!, son los culpables de los más grandes negociados en las áreas estratégicas controladas según dicen por un tal JG que parece que va a ser Juan Gabriel o Jorge Guagua porque el vice no sabe, no ha oído, no ha tenido ni tiene la valentía para enfrentar sus errores, pero si tiene la cara más dura que la de Rumiñahui para negar todo, hasta no frecuentar con el tío.

¡Yo no fui! Claro que son los que despilfarraron  todos los ingresos y recursos que teníamos, haciendo aeropuertos inútiles, quebrando empresas de aviación, canales de televisión y periódicos que cayeron en sus manos “limpias” cuando llegaron al poder, son los que casi sacaron a patadas al dueño de Odebrecht para luego darle millonarios contratos y supuestamente recibir millonarias coimas, mientras el pez gordo de vacaciones protegido por una centena de guarda espaldas y otros huyendo al imperio tan odiado por ellos.

¡Yo no fui! Claro que son los que vendieron el Ecuador a los chinos a cambio de miles de millones de dólares en negocios sucios petroleros, son los que  repotenciaron la  refinería que no refina petróleo sino corrupción y lavado de dinero, los que nivelaron un terreno para una refinería fantasma a un costo tan elevado que con ese mismo valor en Dubai hicieron una isla artificial y en ella un fabuloso edificio, no como el que se inundó.

¡Yo no fui! Son los que con sus alza manos, entre los que se destacan la nueva catadora de materias fecales y la aniñada de los pobres, crearon leyes que fomentaron la delincuencia y desarmaron a la ciudadanía, los que indultaron a violadores de niños, los  que favorecieron el narcotráfico y dañaron una generación de jóvenes ecuatorianos; son los que sacaron la base norteamericana de Manta porque dañaba el negocio del narcotráfico.

Son los que exportaron en la valija diplomática droga a Italia y los culpables fueron los perros por estar con gripe, son los que atacaron a la prensa independiente y persiguieron a los que se les oponían, son los que se han fotografiado con capos de la mafia y con los latin King, los que condecoran a una acusada de ladrona y le hacen una estatua al esposo.

¡Yo no fui! Si, son lo peor que le pudo pasar al Ecuador y como sabían que les venía su “San Martín” fraguaron junto con el sanguinario dictador de Venezuela el más escandaloso fraude electoral protegiendo a sus secuaces con inmunidad parlamentaria, premiando a los culpables del desprestigio internacional con consulados y canonjías.

¡Yo no fui! ¡Yo no fui! ¡Claro que son!

Las opiniones vertidas en el medio son de responsabilidad del autor.