Opinión

¿Ya se preparó para el terremoto?

Roberto Vargas

@VargasGalvis

El Tiempo de Colombia

La tragedia en Ecuador nos deja una gran lección a los colombianos: que debemos prepararnos desde ya para el próximo terremoto, que no sabemos cuándo ni dónde será. Lo único que sabemos es que si nos alistamos desde ahora tenemos más posibilidades de conservar nuestra vida y la de nuestros seres queridos.

Los simulacros de terremoto que se hacen en Colombia buscan precisamente eso: que las empresas, fábricas, instituciones, familias, alumnos, vayan sabiendo desde ya lo que deben hacer para que llegado el momento tengan más posibilidades de sobrevivir.

Es fácil prepararse desde ya, con su familia. Lo primero que se debe saber es si la casa en la que vivimos es sismorresistente. Para ello pueden organizarse en el barrio y pedir la visita de una persona de la Unidad de Riesgos para que evalúe la zona; o recurrir a los bomberos. Ellos no le darán un estudio técnico, pero le podrán aconsejar.

Busque en su casa cuáles son los sitios más seguros en los que se pueden refugiar en el momento del terremoto. Haga que lo sepan todas las personas de la vivienda y aquellas que tengan al cuidado los niños.

Si la vivienda no es sismorresistente y tiene serio peligro de colapsar, es mejor salir, rápido pero en calma. Nunca corriendo sin pensar, porque se puede morir por un aplastamiento de todos los que están corriendo, o porque se caiga de las escaleras.

Fije una zona de encuentro para después del terremoto. Todos los miembros de la familia deben saber cuál es. Recorra el camino desde el interior de su vivienda hasta la zona de encuentro e identifique qué problemas podría encontrar en el camino. Por ejemplo, que hay postes que se pueden caer o cables eléctricos que se pueden romper, o árboles que se puedan venir abajo, y hasta materas que haya en un balcón o en un piso superior al de salida, que puedan caerle encima.

Practique algunas veces con su familia ese recorrido. Algunos expertos aconsejan incluso que lo hagan con los ojos cerrados, hasta que lo conozcan bien, porque si el terremoto es de noche, la luz se irá y habrá que salir a tientas.

Pacten desde ya con la familia que todos irán a ese punto de encuentro desde el lugar en donde estén. Por ejemplo, si la zona de encuentro es en el parque de su barrio y usted está trabajando lejos de allí, tan pronto como pueda diríjase a ella. Si así lo hacen todos los miembros de la familia, podrán evitar que haya desaparecidos.

Acuerden desde ya quién ira por cada uno de los hijos al colegio. Así, la mamá o el papá no tendrán que estar corriendo angustiados de un lado a otro para reunir a la familia. Averigüe desde ya con el colegio cuál es el plan que seguirá en caso de terremoto, para que cuando se produzca el sismo, usted sepa en dónde va a poder encontrar a su hijo. La mamá va por uno, el papá por el otro y si hay más niños, otros familiares podrían encargarse de ir por ellos. Al recogerlos, todos deberán irse para la zona de encuentro que pactaron en el barrio.

Recuerde que con el terremoto no habrá luz, ni agua y las comunicaciones colapsarán. Debe estar preparado para subsistir tres días, por lo menos, sin la ayuda de nadie. Para ello son los kit de terremoto que se deben tener cerca de la puerta de entrada a la vivienda.

Si usted se acostumbra a mantener ese kit, renovando lo que se va a vencer, tendrá más posibilidades de sobrevivir luego del terremoto. En ese kit es importante guardar copias de los documentos de identidad y datos sobre la salud y los medicamentos que toma cada miembro de la familia, para tenerlos a mano en caso de que alguien quede herido y se necesiten esos datos.

También es bueno incluir el listado de los números telefónicos de toda la familia, por si usted no los ha memorizado y se pierde su celular o se le queda sin batería.

Hay muchas otras cosas por hacer antes, por eso es importante que haga los simulacros de terremoto, porque entre más preparado esté, va a estar más tranquilo en el momento del sismo y va a tener más posibilidades de sobrevivir.

Las opiniones vertidas en el medio son de responsabilidad del autor.