Opinión

Ya empiezan a caer

Por Gerardo Maldonado Zeas/ Cuenca

Carlos Pólit es el antihéroe del Ecuador; desde que le homenajeaban en las sabatinas diciendo que era un funcionario de “lujo” y “simpatiquísimo” pero que todos le tenían miedo por los informes de responsabilidad que emitía, su condición de supuesto paladín de la justicia tomaba bríos en el pensamiento de los ingenuos ciudadanos.

Su vida tomó un giro con la llegada de Correa. Una serie de misterios rodeaban su gestión delictiva, encubierta en el desvanecimiento de glosas y viajes a Miami, inclusive con frecuencia semanal a vista y paciencia de los innombrables Galo Chiriboga Fiscal del correato y María José Carrión de la Comisión de Fiscalización de la AN, porque simplemente era un “Contralor de lujo”.

Desde 2017 al tener una sentencia por concusión y un juicio por posible asociación ilícita se radicó oficialmente en Miami; los fiscales González, Berger, y Glenn S. León, jefe de la sección de Fraude de la División Penal del Departamento de Justicia de EE.UU., más los abogados Jil Simón y Alexander Kramer, de la misma dependencia, “rechazaron el pedido que hiciera el excontralor para que sean desestimados los cargos en su contra por presunto lavado de activos’’. Y así comenzó una gimnasia jurídica de apelaciones con una inmensa inversión en su defensa que no eran parte de la “colecta de solidaridad” realizada por el correísmo vendiendo hornado para ayudarle a “sobrevivir” porque estaba chiro. Siempre supimos, de acuerdo con el Departamento de Justicia de los EE. UU., que entre 2010 y 2016 recibió más de 10 millones de dólares, provenientes de sobornos de la constructora Odebrecht a cambio de beneficiarla con el desvanecimiento de glosas.

A Pólit, ahora declarado culpable por el jurado de Miami, la justicia de EE. UU. le acusó de conspiración por ejecutar y encubrir lavado de dinero, y “participar en transacciones de propiedad derivada de actividades delictivas”, cargos por los cuales podría llegar a tener hasta 100 años de cárcel.

Ahora el correísmo niega conocerlo, así como ha hecho siempre que los peces gordos caen. Pero las evidencias de la historia son implacables: “Su desempeño en el cargo de Contralor se ha caracterizado por la probidad, eficiencia y patriotismo para salvaguardar los recursos” dijo Correa a CNN hace algunos años. Y esa foto en la cual Gabriela Ribadeneira condecoró en la AN a Pólit son recuerdos de colección. Así como también lo es el escrito mediante el cual el ex contralor corrupto desvaneció en 2008 una glosa por 22 millones de sucres que tenía Correa impaga desde 1995 por irregularidades en su desempeño como director administrativo en un proyecto del BID.

Durante el juicio aparecieron los nombres de José Serrano, Alexis Mera, Jorge Glas, Pedro Solines y Diego Sánchez. ¿Se escaparán de la justicia gringa?