Opinión

¿Y dónde está Fausto Cobo?

Dr. Jorge Norero González/Guayaquil

En días pasados los noticieros denunciaron dos hechos verdaderamente de Ripley: el uno el choque de un vehículo de la SNAI, cuyo conductor junto al director del Centro Penitenciario de Guayaquil, había estado ingiriendo alcohol, junto a los líderes de las bandas que controlan los pabellones, y el hecho, la detención de un vehículo, que tenía como pasajeros, dos señoritas que habían permanecido dos días en el interior de la cárcel, y tenían en su poder $15.000 seguramente por servicios prestados.

Y la pregunta de cajón: como pudieron ingresar tanto el Director como las damas, si el ingreso a los pabellones es inexpugnable? Alguien acá o es un gran farsante, o muchos son partes de una cadena de corrupción, porque si el perímetro externo y primario, lo tienen a cargo militares y policías, y no se dieron cuenta: o son fantasmas las damas, entraron por un túnel, o le dieron un fuerte billete al personal de guardia.

¿Y qué dice el director de la SNAI Fausto Cobo sobre esto? Estos hechos son el pan de cada día de una institución corrupta y podrida, que cambia de cabeza, pero sigue totalmente intacto el cuerpo y sus parásitos internos…

El otro tema relacionado, que el proveedor de alimentos de las cárceles sería, sin confirmar, una empresa vinculada a Pierina Correa, y el Director Cobo, mudo…. no dice nada…, perdónenme, pero al coronel lo han copo laminado, o sencillamente prefiere hacer como los piratas políticos, no darse por aludido, y entonces?

Semper Fi.