Internacional

Washington aumenta presión contra Turquía por compra de armamento

Altos funcionarios estadounidenses confirmaron hoy la intención de suspender la entrega de los primeros aviones de combate F-35 a Turquía debido a su negativa a poner fin a la compra del sistema antimisiles S-400 a Rusia.

‘El S-400 es una computadora, el F-35 es una computadora. No conectas tu computadora a la computadora de tu adversario y eso es básicamente lo que estaríamos haciendo’, dijo la vicesecretaria estadounidense de Defensa para asuntos de seguridad internacional, Katie Wheelbarger.

Aunque la decisión no está confirmada, este anuncio es el aviso más serio que Washington le haya dado hasta el momento al gobierno de Ankara para tratar de disuadirlo y que renuncie al armamento ruso, proponiendo en su lugar que adquiera misiles Patriot.

En esa línea, el portavoz del Pentágono Eric Pahon, señaló que la propuesta de EE.UU. no solo incluiría el sistema balístico, también ‘una importante cooperación entre ambos gobiernos en el desarrollo de sistemas avanzados’.

También el Congreso norteamericano mantiene vigente una enmienda por la que permanecen bloqueadas todas las ventas de armas a Turquía, y podría incluso aprobar sanciones económicas de completarse la transacción del sistema S-400.

Además, el Pentágono parece estar buscando alternativas en otros países europeos con vistas a trasladar el centro de mantenimiento de los motores F-35, actualmente en la ciudad turca de Eskisehir, y buscando proveedores para las piezas de los aviones de combate, que hasta el momento suministraban fabricantes turcos.

Por su parte el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, indicó hace unos días que el acuerdo con Moscú sobre el sistema antimisiles de defensa seguiría adelante, y desestimó las presiones de Washington encaminadas a poner fin a la transferencia del armamento ruso.

mem/acm

PRENSA LATINA