Realidades

¡Votos para las Mujeres!

Estrenan ‘Las Sufragistas’, una historia de lucha por la igualdad basada en hechos reales

MÉXICO. Basada en una historia real, llega a la pantalla grande la cinta “Las Sufragistas”, un filme donde los derechos por la igualdad son el eje central de la acción. Dirigida por Sarah Gavron, ganadora de un BAFTA; escrita por Abi Morgan, premiada con un Emmy y Producida por Alison Owen y Faye Ward, el filme está inspirado en la campaña de principios del siglo XX de Las Sufragistas, quienes eran activistas que luchaban por el derecho a votar de las mujeres.

El reparto incluye a las nominadas al Premio de la Academia, Carey Mulligan y Helena Bonham Carter; al nominado al Globo de Oro, Brendan Gleeson; a la ganadora del Premio de Cine Independiente Británico, Anne-Marie Duff; al ganador del Premio BAFTA, Ben Whishaw; y a la tres veces ganadora del Premio de la Academia, Meryl Streep.

La historia se sitúa en 1912; el Reino Unido está observando una presencia pública cada vez mayor de Las Sufragistas, cuyo grito de guerra es: “¡Votos para las Mujeres!”. Sus esfuerzos en la resistencia han sido pasivos a lo largo de los años, pero cuando ellas se enfrentan a la cada vez más agresiva acción policial, se involucran en actos públicos de desobediencia civil, poniendo en peligro la propiedad, pero jamás la vida humana.

El epicentro nacional de la Unión Social y Política de las Mujeres (WSPU) es Londres, en donde Maud Watts (interpretada por Carey Mulligan) es esposa y madre de clase trabajadora; ella y su esposo Sonny (Ben Whishaw) trabajan duro en una lavandería. Sorprendida un día por una protesta, Maud reconoce entre los agitadores a su compañera de trabajo, Violet Miller (Anne-Marie Duff). Inicialmente renuente a involucrarse con la causa sufragista, Maud se da cuenta de que debe demandar su dignidad tanto en casa como en su lugar de trabajo.

La farmacéutica Edith Ellyn (Helena Bonham Carter) y la acaudalada Alice Haughton (Romola Garai) coordinan los esfuerzos de la WSPU. El compromiso de Maud con el movimiento se prueba al dar testimonio ante el Parlamento, en un brutal enfrentamiento en la calle, y en un periodo en la cárcel que, aunque breve, alarma a su esposo. Pero su decisión se fortalece al observar la habilidad para soportar los periodos en prisión de Emily Wilding Davison (Natalie Press) – y al conocer a la fundadora de la WSPU, Emmeline Pankhurst (Meryl Streep), quien sale de su escondite para dar un discurso público electrizante que incita a Las Sufragistas al activismo.

La dedicación de Maud la lleva a tomar decisiones difíciles que cambiarán su vida para siempre mientras se esfuerza por lograr un cambio real para las generaciones venideras.

Inspiración

Durante años, la directora Sarah Gavron había nutrido una ambición: hacer una película acerca del movimiento sufragista. Ella explica: “El término ‘Sufragista’ fue acuñado como un término de escarnio por la prensa británica para describir a las activistas en el movimiento del Sufragio de las Mujeres; aquellas que estaban luchando por derechos de voto igualitarios para las mujeres. Ellas fueron a prisión por sus creencias e hicieron huelgas de hambre para llamar la atención hacia su lucha por la igualdad en contra del cada vez más brutal estado”.

“Todo esto pasó hace 100 años. Yo estaba asombrada de que esta extraordinaria y poderosa historia de la vida real, acerca de mujeres dispuestas a sacrificar todo por el derecho al voto, nunca hubiera sido contada. Hubo una miniserie en los 70’s titulada ‘Shoulder to Shoulder’, la cual hizo que una generación de mujeres estuviera más enterada de esta historia – pero, no había ninguna película”. (Internet/La Nación)