Opinión

Volver la Mirada al Campo

Leonardo Escobar B./ Guayaquil

leonardoescobarb@hotmail.com

Gonzalo Escobar V./ Guayaquil

Gaev67@hotmail.com

 

 

Ecuador es un país agropecuario, una nación verde, fértil como pocas en el mundo todo el año. Y como tal, debe y necesita producir alimentos, para sus fronteras y fuera de ellas. Pero muchos años ya que los enfoques productivos se han desviado de optimizar las ventajas comerciales de Ecuador. Por eso, Ecuador necesita volver la mirada al campo, y desde el sector privado iniciamos el Voluntariado Agropecuario, como individuos entendidos en el tema que buscan juntar y dar voz al sector agropecuario.

Cada producto es un mundo diferente de necesidades, particularidades, formas de mercado, pero agrupando a los representantes para que tengan una sola voz, organizada, es necesario para exigir justicia y transparencia en el mercado. Los diferentes sectores necesitan precios justos y créditos de bajo interés y trámite rápido. Representantes del campo, ingenieros de la materia y empresarios del mercado que vuelvan su mirada al campo, la columna vertebral de una nación históricamente agraria, es vital para el desarrollo.

Volver la mirada al campo va mucho más allá de ayudar al pequeño productor; va de instruir y organizar los enormes recursos humanos y naturales de una nación. La agricultura no es una cuestión de materia prima o producción doméstica. Si una nación como Ecuador tiene más del 50% de su superficie como cultivable, es afortunada de poder crear una economía de producción verde, de exportación, y una industria que beneficie a pequeños, medianos y grandes productores.

Campesinos, jóvenes, dejan el campo por migrar a las ciudades y el resultado son las invasiones, desorden urbano, aumento del desempleo o crimen. El descuido crea una cadena que entorpece el desarrollo de una nación.

Por un mercado fluido, un sector rural poblado, solvencia y poder adquisitivo para diferentes estratos sociales, para todas las provincias de un país, y un sistema organizado que, de voz ante autoridades electas para servir al bien común, por todo esto hay que volver la mirada al campo.