Opinión

VOLVER AL PRINCIPIO

Ing. Agr. Pedro Álava González M.Sc.

E.E.U.U.

La expresión “Volver al principio” posee muchas connotaciones; una de ellas la cual algunos colegas la esgrimen, es de olvidarnos del uso de fertilizantes y pesticidas sintéticos y de labrar la tierra, mejorando paralelamente la microbiología de nuestra rizosfera como fue en el principio. Otros se enfocan en bajar los costes de producción por arte de magia, olvidándose que el “Coste de producción” es una función matemática que depende de la productividad, en fin, para mí lo más importante es entender que la productividad la determina la calidad de nuestra semilla.

En efecto, en nuestro país el agricultor puede decidir sobre la calidad de la semilla a sembrarse, generalmente nuestro campesino prefiere por el costo de las semillas hibridas, utilizar las semillas mal guardadas de su cosecha anterior que son semillas de variedades abiertas o autóctonas, que podrían reproducir características consistentes a lo largo de múltiples generaciones si se guardan y siembran adecuadamente, o la opción más cara; utilizar variedades hibridas  que producen plantas con características específicas, como resistencia a enfermedades, mayor rendimiento o adaptación a ciertas condiciones ambientales. Sin embargo, las semillas híbridas no reproducen exactamente las mismas características en la siguiente generación, ya que los rasgos deseados son el resultado de una combinación genética específica que puede no transmitirse completamente en la descendencia.

Por otro lado, las semillas obtenidas por edición genética (CRISPR) sobrepasa de sobremanera las propiedades de una semilla hibrida y le añade otras características que el investigador identifica como factores limitantes que serán mencionados al final de este artículo, en fin, además de mejorar su contenido vitamínico y proteico, le permitiría una mayor duración en las perchas y lo más relevante, son inmutables a nivel de campo de acuerdo con la literatura existente.

En resumen; una semilla de mala calidad sembrada producirá malas cosechas así  te esfuerces en un buen manejo del cultivo y cumplas al pie de la letra con los tratamientos de campo más sofisticados, en definitiva estamos a tiempo con muy poca inversión de escribir un mejor futuro en el país con el apoyo de la máxima autoridad; así no quedaríamos a la zaga del progreso y ampliaríamos el horizonte de nuestro futuro agropecuario, llego la hora de no cerrar el paso a la ciencia y a las nuevas tecnologías que van a determinar un futuro mejor y más promisoria para todo el sector agropecuario.

La edición genética es un tipo de modificación genética de un locus específico para obtener un resultado muy específico. En los métodos de edición de genes, como CRISPR, el genoma se edita en un lugar muy específico, lo que aborda la desventaja de la integración aleatoria que se observa en la modificación genética.

Solo para reforzar la fuerza de este articulo la aplicación de la ciencia CRISPR puede empezar a resolver problemas latentes que actualmente preocupan en el mundo de la agricultura:

Resistencia al medio ambiente: Resistencia a la intemperie: durante cada temporada de crecimiento, muchos cultivos se pierden debido al mal tiempo. CRISPR puede hacer que las plantas sean más resistentes a la lluvia, el viento y las tormentas, lo que ayudaría a aumentar los rendimientos al final de la temporada.

Resistencia a la sequía: al igual que el exceso de lluvia, la falta de agua hace que se pierdan muchas plantas y ganado. Los organismos resistentes a la sequía aumentarían los rendimientos.

Resistencia a las plagas: los insectos y otras plagas destruyen muchos cultivos; Pequeños cambios en la composición genética de una planta podrían evitar que sufra daños debido a sus plagas habituales.

Poner fin al uso global de plaguicidas: los plaguicidas acaban con la microbiología del suelo y también liberan toxinas dañinas que envenenan ciertos organismos mientras intentan proteger a otros. Con CRISPR, podríamos acabar o limitar significativamente la cantidad de pesticidas que se utilizan.

Mejorar la longevidad y la nutrición de los productos: Productos que no se magullan ni se doran – En los Estados Unidos, casi la mitad de todos los productos comprados se tiran a la basura antes de ser consumidos. CRISPR aumentaría la vida útil de los productos que compra en la tienda, le ahorraría dinero al evitar la necesidad de comprar más alimentos cuando sus productos se echan a perder y reduciría el desperdicio innecesario de alimentos.

Productos con mejor valor nutricional: la nutrición mejoraría con verduras, frutas o granos CRISPR, lo que ayudaría a algunos a combatir enfermedades metabólicas como la obesidad y la diabetes; ¡Las personas afectadas podrían disfrutar de los mismos alimentos que todos los demás!

Frutos secos hipoalergénicos – ¡Imagínese frutos secos que se pueden llevar a las escuelas para que los niños con alergias no estén en riesgo! CRISPR puede lograr esto, permitiendo que más personas disfruten de este refrigerio saludable lleno de proteínas.

Trigo sin gluten – En promedio, las alergias al gluten afectan a alrededor del 1% de la población mundial en todo el mundo. La fabricación de trigo sin gluten podría proporcionar los beneficios nutricionales del trigo sin afectar la enfermedad celíaca de las personas u otros trastornos relacionados con el gluten.

Enfermedades del ganado debido a las altas temperaturas: el aumento de las temperaturas medias hace que el ganado se enferme, ya que a menudo no puede prosperar en condiciones a las que no está acostumbrado. Con CRISPR, el ganado puede modificarse ligeramente para permitirle estar más cómodo en temperaturas más altas, evitando mayores pérdidas de animales y de los demás alimentos que producen (leche, huevos, etc.).

Proteger a los animales de las enfermedades que se propagan a los humanos: además de las enfermedades generales, el aumento de las temperaturas debido al calentamiento global permite que ciertos patógenos se propaguen más fácilmente. Los problemas comunes incluyen la propagación de la tuberculosis a través de las vacas, algo que podría evitarse con la resistencia a las enfermedades proporcionada por CRISPR.

Presencia de malezas – Otro problema causado por el calentamiento global es el aumento de la variedad de especies de malezas que prosperan debido a las elevadas concentraciones de dióxido de carbono, lo que aleja la vida de los alimentos que nos ofrecen valor nutricional. La capacidad de ayudar a las plantas a conservar la nutrición que necesitan en presencia de malezas es algo con lo que la agricultura de edición genética puede ayudar.

Prepararnos frente la potencial amenaza de la desaparición de nuestra variedad de banano Cavendish susceptible al mal de Panamá conocida con RT4 (raza tropical 4) y otros cultivos exportables.