Opinión

VOLÓ COMO LA CALANDRIA

Antonio Aguirre
antonioxaguirre@gmail.com
Es normal que cuando una nave empieza a naufragar los primeros que la abandonan son los roedores, en este caso los ratones Revolucionarios Socialistas Comunistas, que  en más de una docena ya se fugaron del país declarándose perseguidos políticos y violados sus derechos humanos además  libres de toda culpa, por que nunca les encontraron vestigios de corrupción.

Caso raro, en las roedoras femeninas no ocurre lo mismo, solamente muy pocas volaron como la calandria, hay otras viudas de la Revolución que tienen  glosas millonarias pendientes en la Contraloría y juicios tramitándose en  la Fiscalía, pero el peso de la justicia es muy liviano con ellas y les permite que sigan disfrutando de sus dudosos ahorritos, ropa y accesorios de marcas famosas,  de sus espléndidas mansiones y vehículos de alta gama.

Poco antes que abandone el país la última calandria voladora  se llenaba la boca diciendo que sí se presentaría a la audiencia para enfrentarse contra la traición, parece que mayor poder tuvo el consabido culillo y es posible que vuele al lado de su inseparable jefe para preparar el golpe final en contra del gobierno que fraudulentamente ellos mismos nos  impusieron .

Faltan más, muchísimos más pero la mayoría del  país no quieren que vuelen como la calandria, los quiere en una jaula que no sea de oro como dice la canción.