Opinión

Vivir sin red

Eduardo Donato vendeA�el jamA?n mA?s caro del mundo. La revistaA�ForbesA�lo ha considerado a�?el referente mundial del ibA�ricoa�? y el diario alemA?nA�SA?ddeutsche ZeitungA�le ha dedicado media pA?gina tras la informaciA?n publicada por EL PAA?S sobre su producto. Ha recibido delegaciones oficiales de China, vende en las ferias mA?s exclusivas del mundo y entre sus clientes estA?n todos los grandes de la industria textil. Sin embargo, para devolver algunas llamadas tiene que pasear hasta la cima de un monte cercano a su empresa en Cortegana (Huelva) o desplazarse a un espacio pA?blico del pueblo para tramitar gestiones por Internet.

En su oficina ha montado dos parabA?licas, una antena propia, repetidores y todo tipo de tecnologA�as para salvar esta brecha, que padecen miles de espaA�oles. Sin embargo, no puede mover el telA�fono de encima de la lavadora porque pierde la poca seA�al que le llega, a veces. Un 10% de la poblaciA?n carece de conexiA?n a Internet de calidad y se conforma con una de menos de dos megas o una inestable (esporA?dica y parcial) cobertura mA?vil de tercera generaciA?n cuandoA�en Talavera de la Reina (Toledo) se ensaya ya la quinta.

A Eduardo Donato, las limitaciones tecnolA?gicas le condicionan el desarrollo de su empresa, pese a ser un referente mundial. A su hija, Marta, que colabora con la sociedad (MaladA?a), le han multiplicado los inconvenientes de obtener el tA�tulo deA�Joven Agricultora, una certificaciA?n necesaria que ha cursado en lA�nea y presencialmente en la capital onubense, adonde se desplazan decenas de alumnos en vez de acercarse el profesor hasta donde ellos estA?n.

Marta tiene un pequeA�o soporte en un rincA?n de la cocina para colgar el mA?vil. Es el A?nico lugar de su casa con cobertura. Pero esta eventualidad, se hace insalvable en la empresa. Tienen dos lA�neas mA?viles y dos fijas de distintas compaA�A�as asociadas a repetidores, antenas y amplificadores propios en los que invirtieron mA?s de 4.000 euros. AA?n asA�, disponer de conexiA?n estable es imposible.

a�?El fijo no identifica la llamada ni tiene contestador y solo dispone de lA�nea a veces. Hay llamadas perdidas en los mA?viles que se registran por la noche, cuando vuelve la cobertura, y salimos al monte a responderlas al dA�a siguiente o nos tenemos que acercar al centro del puebloa�?, relata Eduardo Donato, quien se pregunta cA?mo es posible que se pueda manejar una sonda espacial en Marte desde la Tierra y no llevar Internet a todos sitios. a�?No se invierte en zonas rurales porque no salen los nA?meros. Llamamos a las compaA�A�as, pero ya ni vienen. Es agotadora�?, lamenta.

El gerente y creador de MaladA?a tiene cuatro mA?viles, pero el que lleva consigo siempre es de hace una dA�cada y carece de correo electrA?nico, Whatsapp o cualquier aplicaciA?n. Es el que mA?s cobertura registra y con ese se maneja.

(El PaA�s)*