Ciencia

Viteri recomienda el consumo de sardina en infantes

Propiedades de las sardinas, un pescado azul con beneficios nutricionales adecuados dentro de una dieta equilibrada, útil contra el colesterol y los triglicéridos.

GUAYAQUIL. El alto contenido de Omega 3 en el pescado azul ayuda a disminuir la frecuencia cardíaca y la presión arterial, por lo que reduce el riesgo de sufrir arritmias. Uno de los pescados más ricos en omega 3 es la sardina, resaltó la máster en Nutrición y Dietética, Dra. Gabriela Viteri.

La profesional recalcó que entre las propiedades de estos pescados, está que, ayudan a reducir el riesgo de accidentes cerebrovasculares. Para ello deben consumirse unas tres veces por semana acompañado siempre con vegetales o carbohidrato, ya que las grasas Omega 3 son extremadamente sensibles a las altas temperaturas.

Los niños, según la especialista, tienen que comer dos porciones semanales de sardina. La ración para un infante de 2 años debe ser de 30 gramos; mientras que para los de 3 a 6 años es de 45 gramos y quienes son mayores de 6 años deben consumir 60 gramos.

La sardina también ofrece calcio a los niños y eso resulta beneficioso para los de 3 años, debido que a partir de entonces el requerimiento de calcio aumenta de 500 mg a 800 mg diarios. “La sardina enlatada es más alta en calcio que la fresca, al incluir la espina, existe un mayor aporte de calcio”, añadió.

Viteri destacó que la salsa de tomate que acompañan a la sardina enlatada es una fuente natural de licopeno antioxidante, sustancia propia de este alimento y con cualidades benéficas que puede proteger contra el cáncer. Por ser antioxidante, también protege contra enfermedades cardiovasculares.

El pescado azul tiene muy buena fama por sus múltiples beneficios para nuestra salud: poca grasa, fuente de proteínas y ácidos grasos omega 3 (previene de enfermedades cardiovasculares), resaltó la profesional.

“La sardina está catalogada como un superalimento. Un superalimento significa que es un alimento que es muy denso en nutrientes y te ayuda a prevenir enfermedades. Además tiene bajo índice glicémico”.

Ella recomienda, principalmente, que los padres deben enseñarle a los más pequeños a consumir este alimento sobre todo por su alto contenido en proteínas y minerales, entre los que destaca especialmente nutrientes como el fósforo, hierro y sodio.

“Es un alimento que tiene cualquier cantidad de vitaminas y minerales relacionados con los niños. Ejemplo, tiene calcio y vitamina D, vital para épocas de desarrollo, actividad física intensa y esfuerzo intelectual. Por otro lado, tiene ácidos grasos Omega 3 que necesitamos. Es de fácil preparación porque ya viene listo”.

A su vez, Gabriela aconseja el consumo de la sardina enlata, porque mantiene mejor los nutriente y contiene mayor cantidad de calcio. “En el proceso que se enlata el animal, estás van con espinas donde se concentra el calcio”.

Su mejor momento es en verano cuando las sardinas presentan un mayor índice de grasa lo que acentúa el sabor y aroma de su carne. La sardina tiene más cantidad de vitamina A y D que cualquier otro pescado. (DO/La Nación)