Opinión

Vino de Mortiño: Más que una bebida, una tradición

El mortiño o arándano es una especie proveniente de los páramos ecuatorianos, con esta fruta algunos emprendedores artesanales están iniciando su negocio.

GUAYAQUIL. En días pasados, en el Centro Cultural Simón Bolívar se realizó la Feria Biprovincial Guayas-Cotopaxi, un evento que contó con el auspicio de la Prefectura del Guayas, en el cual cerca de 350 expositores dieron a conocer al público en general sus distintos emprendimientos artesanales. Una de ellas fue Vilma Sigcha, quien es la representante del Vino de Mortiño, una bebida 100% artesanal preparado en el cantón Sigchos.

Desde el 2010, la Asociación de Productores y Comercializadores de la Comunidad de Quinticusig, del cantón Sigchos, provincia de Cotopaxi, se dedica a la producción de vino y de mermeladas de mortiños y al cultivo de diversas hortalizas. En la actualidad alrededor de 1 mil botellas al año se producen de manera artesanal en esta microempresa.

El propósito de este emprendimiento es de incentivar al público que el Vino de Mortiño es también una bebida que contiene muchas vitaminas y ayuda a combatir algunas enfermedades.

Para tener el producto terminado, primero pasa por un proceso exhaustivo que se inicia con la recolección de la fruta en el páramo, luego se lava y se procede con la selección de los mejores mortiños, retirando claro está las hojas que están alrededor, luego se tritura y se cierne. Finalmente pasa por el tanque de fermentación, se le añade panela y se lo deja de 2 a 18 meses reposar. Posteriormente viene la pasteurización y luego el envasado. Cerca de 21 personas trabajan con Vilma en esta microempresa.

Su valor al mercado está desde los $5, y los interesados en comprar este producto ecuatoriano pueden llamar 0969076498 – 032714637, su distribución es a nivel nacional. “Gracias a estas ferias, se incentiva a los microempresarios que dan a conocer sus productos al Ecuador” rescató la emprendedora.

Bilma destacó que su producto se diferencian del resto de vinos gracias a que tienen un toque casero y no contienen ningún tipo de persevante, haciéndolas naturales, nutritivas e innovadoras para cualquier tipo de paladar, haciéndolo que en poco tiempo de estar en el mercado ganen de mucha aceptación en el Ecuador.

Ella contó que tiene como propósito a corto plazo que sacar toda la documentación necesaria para poder exportar su marca y que el sabor tradicional del mortiño del Ecuador sea reconocido a nivel internacional. (AGS/La Nación)