Internacional

Víctimas mortales por seísmo en Japón aumentó a 161

El Gobierno japonés dijo que también se han reportado oficialmente 560 heridos y 222 desaparecidos.

Autoridades de la prefectura de Ishikawa informaron que el número de víctimas registradas por el seísmo de magnitud 7,6 que se registró en Japón en el día de Año Nuevo 2024 aumentó a 161, así como 560 heridos y 222 desaparecidos.

Asimismo aclararon que las condiciones meteorológicas adversas han complicado las labores de rescate, las zonas afectadas están cubiertas de nieve por lo que los rescatistas no han podido actuar con la eficiencia deseada en el lugar donde se registró el epicentro del terremoto.

Varias aldeas que necesitan víveres y asistencia médica están aisladas por las condiciones climáticas, lo que obliga a las autoridades a realizar operaciones contrarreloj para atender a las víctimas.

Los daños en carreteras y la nevada que ha caído en las últimas horas en la península de Noto, la zona más afectada por la tragedia, obliga a los equipos de asistencia a trabajar contrarreloj para atender a miles de personas continúan viviendo en refugios o siguen sin tener acceso a luz, agua o comida.

Para las localidades de Wajima y Suzu, las dos más afectadas por la tragedia, suman la mayor parte de los fallecidos y de desaparecidos.

En ambos municipios hay casi 15 mil casas en total que aún no tienen agua y más de 14 mil sin luz, al tiempo que unos 18 mil de sus habitantes siguen viviendo en algo más de 200 refugios.

Se estima que otras 10 mil personas en la prefectura pueden encontrarse aún en centros de evacuación.

Además se calcula que más de dos mil personas en Ishikawa continúan aisladas debido a los daños que el temblor provocó en carreteras y caminos.

De momento, el gobierno japonés ha movilizado a unos 20 mil efectivos, entre militares, policías y bomberos, para participar en las labores de rescate y asistencia. El primer ministro, Yoshihide Suga, visitó el sábado algunas de las zonas más afectadas y prometió que hará todo lo posible para ayudar a los damnificados.

El terremoto del día de Año Nuevo fue el más fuerte que ha sacudido Japón desde el de 2011, un temblor de magnitud 9 que provocó un tsunami que dejó más de 20.000 muertos y provocó el desastre nuclear de Fukushima.

Por:  TELESUR