Actualidad

Vicepresidente pide a Fiscal que exhiba pruebas en su contra y ratifica que no saldrá del país

 

Allegados se acercaron al domicilio del vicepresidente de la República en Guayaquil.

Guayaquil. El vicepresidente de la República, Jorge Glas, ratificó este lunes que no saldrá del país luego de conocer el pedido del fiscal del Estado, Carlos Baca, de que se le dicte orden de prisión dentro de la investigación del caso Odebrecht.

“No se preocupen, no tienen que buscarme, estoy donde siempre. No voy a escapar. Los inocentes jamás huimos”, escribió el segundo mandatario en sus cuentas de redes sociales, en la que cuestionó la decisión del fiscal, a quien pidió que exhiba públicamente las pruebas que tiene en su contra dentro de la etapa preprocesal.

“Pido públicamente que el Fiscal exhiba ante el país las pruebas que tiene en mi contra”, redactó Glas, quien se encontraba este día en su domicilio en Guayaquil.

Sin dar nombres, Glas también acusó de traiciones dentro del proceso de la Revolución Ciudadana. “Que mi sacrificio sirva para desenmascarar a los traidores a la Revolución y a la Patria”, puntualizó.

En una audiencia este luns en la Corte Nacional de Justicia (CNJ), Baca Mancheno solicitó al juez nacional Miguel Jurado, la prisión preventiva para el Segundo Mandatario. Además, la prohibición de enajenar bienes y la retención de cuentas.

El vicepresidente, procesado por el presunto delito de asociación ilícita, calificó el pedido como una aberración jurídica. “¿Qué más prueba quieren de que este proceso no es jurídico sino político?”, deploró.

También acusó de interferencia en la justicia a subalternos del presidente Lenín Moreno. “Presidente Moreno parece que sus subalternos no lo han escuchado. Usted dice que no interferirá en otras funciones del Estado pero faltó explicar a sus colaboradores que ellos tampoco pueden hacerlo”.

Finalmente denunció que este proceso no es personal sino que forma parte de un “»plan organizado para destruir a la Revolución Ciudadana y Rafael Correa”.

Mientras tanto, en los exteriores de su domicilio, situado en una urbanización al oeste de la urbe porteña, se acercaron periodistas y personas allegadas al segundo mandatario. (ANDES/LA NACIÓN)