Internacional

Vicepresidenta argentina denuncia persecución contra peronismo y gobiernos populares

BUENOS AIRES,  (Xinhua) — La vicepresidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, rechazó hoy martes el juicio oral que se sigue en su contra por presuntas irregularidades en la adjudicación de obra pública durante su gestión como presidenta del país (2007-2015), y afirmó que esa actuación judicial es una persecución contra el peronismo y los gobiernos populares.

La dirigente política, de 69 años, transmitió a través de las redes sociales un discurso de una hora y 40 minutos de duración para rechazar el pedido del fiscal federal Diego Luciani, quien la víspera solicitó una condena a 12 años de prisión en el juicio que se desarrolla desde mayo de 2019 ante el Tribunal Oral Federal 2 (TOF2).

El fiscal Luciani pidió además que Fernández sea inhabilitada a perpetuidad para ocupar cargos públicos.

«Este no es un juicio a Cristina, es un juicio al peronismo y a los gobiernos populares», enfatizó Fernández de Kirchner, de acuerdo con un reporte de la agencia estatal de noticias, Télam.

La dirigente sostuvo que «nada de lo que dijeron los fiscales fue probado».

En el juicio oral se ventilan presuntas irregularidades en la concesión de 51 obras públicas a firmas del empresario Lázaro Báez en la provincia de Santa Cruz (sur) y, de acuerdo con la fiscalía, el perjuicio para el Estado argentino ascendería a 5.321 millones de dólares (unos 38,9 millones de dólares).

En la causa también están acusados el exministro de Planificación Federal Julio De Vido y el exsecretario de Obras Públicas José López, entre otros exfuncionarios.

Todos están acusados del presunto delito de asociación ilícita y defraudación a la administración pública a raíz del presunto direccionamiento del 80 por ciento de la obra pública nacional en la provincia de Santa Cruz a favor de empresas del grupo Báez, y también por el supuesto pago de sobreprecios e incumplimientos en la realización de las obras.

La vicepresidenta argentina aseguró este martes que «nada, absolutamente nada de lo que dijeron, fue probado. No solamente no fue probado, sino que además se comprobó que era exactamente al revés de lo que decían y lo pudimos ver a partir de los testimonios de los propios testigos que fueron citados».

«El fiscal pide 12 años porque fueron 12 años del mejor gobierno que tuvo la Argentina en las últimas décadas, el de Néstor Kirchner (2003-2007) y mis dos mandatos», agregó la dirigente.

Tras el alegato del fiscal Luciani realizado el 22 de agosto, el TOF2 dispuso un cuarto intermedio hasta el 5 de septiembre próximo, cuando comenzará la etapa de los alegatos de las defensas.

El gobierno argentino ha expresado su «solidaridad con la vicepresidenta frente a esta persecución y búsqueda de proscripción que se enmarca en intentos similares llevados adelante contra otros líderes populares cuando la justicia se pone al servicio de poderes fácticos»

 

 

 Xinhua (xinhua-news.com)