Opinión

VETO TOTAL A LA LEY MORDAZA

Antonio Aguirre Medina/Guayaquil

antonioxaguirre@gmail.com

Escribir y/o comentar con frecuencia  sobre la corrupción llega hasta dar asco, más que todo cuando vemos a amigos muy considerados, respetados y apreciados mencionados  en actos posiblemente ilícitos, así como  también a ilustres desconocidos que gozan de la simpatía del Presidente de la República estar nombrados en varios casos de corrupción exactamente iguales o peores que los realizados por los anteriores revolucionarios progresistas que tanto criticaban; pero el mundo es así y da la vuelta con extrema rapidez y exactitud.

Me permito comentar en forma independiente, por que como éste medio se encuentra libre de compromisos con nadie, sigue y seguirá mantenido como costumbre un axioma irrefutable que a través de los siglos y en pocas palabras dice todo: «MÁS VALE ANDAR SOLO QUE MAL ACOMPAÑADO», que se podría aplicar en el momento actual, puesto que se puede considerar como un consejo o una advertencia con relación a las compañías que rodean a cualquier persona.

Sobre el veto a la ley de comunicaciones,  sí es que  queremos un país libre y con deseos de superación sin ningún tipo de MORDAZA O AMENAZA DELIBERADA debe ser VETADO EN SU TOTALIDAD, no hacerlo dejaría cualquier puerta abierta para el ingreso de ideologías extrañas fracasadas en todo el planeta y demostraría otro continuismo pernicioso promovido por el actual régimen, que hasta ahora no presenta nada original y no encuentra la fórmula para cumplir con algunos ofrecimientos de la campaña que genere los cambios ofrecidos, hasta ahora no cumplidos, exceptuando la exitosa vacunación.

Termino con una frase del autor quiteño Fernando López Romero, en su obra: Artesanos Quiteños y Política.

DIOS, PATRIA Y LIBERTAD.