Opinión

VESTIDO Y ALBOROTADO

Antonio Aguirre Medina

antonioxaguirre@lanacion.com.ec

Así quedo el Ingeniero Luis Chiriboga y su sequito después de que un Juez Constitucional de la Provincia de Manabí   suspendió las elecciones del Congreso de la Federación Ecuatoriana de Fútbol, en la que seguramente debido a sus constantes ofrecimientos y dadivas  a los electores hubiera sido el ganador.

Según una encuesta publicada en el Diario El Universo del día Viernes 9 de Enero del 2015 (fecha de elección), aproximadamente 97 de cada 100 ecuatorianos no estamos de acuerdo con la reelección del actual presidente de la Ecuafútbol que seguramente ahora utilizando leguleyadas y maniobras jurídicas tratará de descalificar la actuación del Magistrado   y echar abajo la resolución del Juez Constitucional que suspendió la elección.

La lectura de la encuesta antes mencionada determina claramente la casi nula simpatía y desacuerdo de la gran mayoría de ecuatorianos que consideramos que su actuación ya debe de terminar y dar paso a gente nueva con otras ideas que beneficien al deporte rey.

Después de la suspensión de la elección varios medios entrevistaron al Ingeniero Chiriboga que se lo notaba desconcertado y humilde cuando hace pocas horas era lo contrario.

Es posible que en estos días de tregua la candidatura del Ingeniero Estrada aglutine más simpatizantes y le presente dura pelea en una competencia en la que el Presidente en funciones se negó a debatir.

El festejo estaba preparado y como dice nuestro pueblo se quedó con la bata alzada o se le quemo el pan en la puerta del horno.

Las opiniones vertidas en el medio son de responsabilidad del autor.