Opinión

Verdad en llamas

Richard Jiménez Mora

richardjimenezm99@gmail.com

 

 

La Amazonía arde y con ella la verdad. El activismo que se ha propagado a través de las redes sociales, ha dejado en entredicho la capacidad de los usuarios para diferenciar información falsa de hechos concretos. La ola de fotografías falsas y la mitología detrás del Amazonas ha enterrado los datos oficiales del Instituto Nacional de Investigaciones de Brasil que contabiliza más de 74.000 incendios desde enero del 2019 y una gran cantidad de fauna que ha sido desplazada.

No obstante, la magnitud del impacto mediático puso la atención en imágenes de animales calcinados, plantaciones en llamas y pueblos originarios protestando. Su visibilidad no es incorrecta, pero sí la manipulación de sus sentimientos de indignación, rabia e impotencia para propagar ideales ecologistas extremos. En Ecuador, se empezó a comparar el desastre de la Amazonía brasileña con las posibles consecuencias que la minería a gran escala tendría de ser aprobada.

Argumentos sobran para defender la biodiversidad de la región, sin embargo, el activismo alrededor de ella debe luchar con hechos y no con mentiras.