Internacional

Venezuela se prepara para campaA�a electoral mA?s opaca de su historia

Ni las encuestadoras se ponen de acuerdo sobre la participaciA?n para las presidenciales de mayo.

Oficialmente este domingo comenzA? en Venezuela la campaA�a para la votaciA?n presidencial del prA?ximo 20 de mayo. Una elecciA?n cuyo adelanto fue clamor nacional y exigencia de una oposiciA?n movilizada en la calle el aA�o pasado contra el rA�gimen de NicolA?s Maduro, hoy es un foso de desconfianza y contradicciones.A solo un mes de las presidenciales el paA�s entra sin esperanza a la campaA�a mA?s gris de su historia contemporA?nea y en sus calles se siente cualquier cosa menos ambiente electoral.

a�?A NicolA?s no le ganan ni que le zumben conjuro / vamos mi pueblo paa��lante poco a poco y sin apuro/ al demonio del imperio se le puso el mundo oscuro / pues duA�lale a quien le duela el presidente es Maduroa�?, reza una de las estrofas de un joropo llanero que sonA? por la radio en un autobA?s repleto de gente camino a ChacaA�to. Las caras de la gente abarcaron desde la indiferencia hasta un tenue abucheo, pero sobre todo cansancio. A?Acaso esto refleja indisposiciA?n a votar? Es difA�cil saberlo.

Comienza la campaA�a en Venezuela: 4 claves para entender unas cuestionadas elecciones
Fuera de esta apreciaciA?n nada cientA�fica, las encuestas tambiA�n revelan un panorama confuso sobre la actitud de los venezolanos hacia la venidera votaciA?n y los dos candidatos principales, el presidente Maduro y el exgobernador de Lara, Henri FalcA?n, quien lanzA? su candidatura a contracorriente de la decisiA?n tomada por la extinta Mesa de la Unidad DemocrA?tica a��hoy renombrada Frente Amplio Venezuela Libre- de llamar a la abstenciA?n.

La prestigiosa encuestadora DatanA?lisis refleja en su A?ltima mediciA?n, (tras entrevistas a 800 personas realizada entre el 19 y 29 de marzo) que 59,2 por ciento de los venezolanos estA? seguro de que participarA? en las presidenciales, entre ese grupo 31,4 por ciento dijo estar a�?muy seguroa�? de que lo harA? y 27,8 por ciento solo estA? a�?seguroa�?.

Una conclusiA?n opuesta obtuvo, por su parte, la encuestadora MeganA?lisis (con entrevistas a 1.050 personas entre el 9 y 14 de abril), en la que 67,5 por ciento de los encuestados afirmA? que no participarA? en la elecciA?n, lo que arrojarA�a uno de los niveles mA?s altos de abstenciA?n de alguna elecciA?n de este tipo en Venezuela.

Una de las claves de este nivel de apatA�a puede explicarse en la nociA?n de que FalcA?n juega veladamente en la cancha del chavismo planteando su candidatura para legitimar la votaciA?n.

a�?A?Usted considera que Henri FalcA?n es un verdadero candidato de la oposiciA?n o simplemente es un candidato colaborador solo para que Maduro siga en Miraflores?a�?, dice la pregunta de MeganA?lisis a la que 65,4 por ciento respondiA? que cree que el candidato es un a�?colaborador de Maduroa�?, por lo que la encuestadora concluye que la candidatura del exgobernador a�?no crecerA? porque los venezolanos no confA�an en A�la�?. En ese estudio Maduro saldrA�a ganador con poco mA?s de 15 por ciento de los votos mientras que FalcA?n obtendrA�a un famA�lico 6,3 por ciento.

‘HabrA? elecciones sin importar lo que digan otros gobiernos’: Maduro
La tendencia es diferente en el estudio de DatanA?lisis, que detalla que FalcA?n tiene 41,4 por ciento de apoyo mientras Maduro tiene 34,3 por ciento dentro del segmento de personas dispuestas a votar.

Sobre estos resultados se fundamenta el llamado de quienes creen que la candidatura de FalcA?n puede ser el recipiente del voto castigo contra la a�?revoluciA?n bolivarianaa�? que ha empobrecido dramA?ticamente a Venezuela.

Entre esas dos visiones transcurre el anA?lisis polA�tico de los venezolanos. Aquellos que dicen que una votaciA?n aluvional es la A?nica forma de cambiar el gobierno e iniciar una transiciA?n pacA�fica y aquellos que creen que el voto ha perdido por completo su efectividad.

En este A?ltimo grupo se inscriben quienes creen que participar en unas elecciones en las que han sido inhabilitados los posibles candidatos y partidos polA�ticos opositores con mayor arraigo serA�a a�?legitimara�? un triunfo del mandatario, que consideran diseA�ado de antemano por un Consejo Nacional Electoral parcializado.

Los analistas polA�ticos aA�aden otra ventaja electoral al rA�gimen, que a travA�s de la entrega del a�?carnet de la patriaa�? y las cajas de alimentos CLAP (ComitA�s Locales de Abastecimiento y ProducciA?n) coaccionan el voto a su favor sobre dos elementos: la dependencia cada vez mayor a��por encima de 20 por ciento de la poblaciA?na�� de las cajas de alimentos para sobrevivir y la creencia generalizada, sobre todo en los sectores mA?s pobres de la poblaciA?n, de que el gobierno puede saber si las personas votaron a favor o en contra y de ello depende el subsidio que reciben.

El politA?logo Michel Penfold escribiA? en un ensayo para el Wilson Center que en las A?ltimas elecciones de gobernadores y alcaldes en las que el chavismo obtuvo abrumadora mayorA�a, fue evidente la movilizaciA?n y persuasiA?n del voto en los sectores mA?s pobres a travA�s de los a�?puntos rojosa�?, ubicados cerca de los centros de votaciA?n y donde el chavismo desplegA? operativos de carnetizaciA?n y entrega de cajas CLAP.

a�?Esta nueva forma de clientelismo es posiblemente la mA?s desarrollada y autoritaria de AmA�rica Latina y representa una amenaza colosal para el retorno de la democracia en Venezuelaa�?, concluye el analista.

Esta nueva forma de clientelismo es posiblemente la mA?s desarrollada y autoritaria de AmA�rica Latina y representa una amenaza colosal para el retorno de la democracia en Venezuela

a�?Todo tiene su final / nada dura para siemprea�?, es una de las lA�neas mA?s famosas del cantante HA�ctor Lavoe, una de las elegidas por el candidato FalcA?n para emocionar y ampliar a su audiencia. A pesar de lo pegadiza, los venezolanos del autobA?s tampoco reaccionan, no parecen querer moverse a su son. El exgobernador tiene solo cuatro semanas para lograr el milagro.

VALENTINA LARES MARTIZ
Corresponsal de EL TIEMPO
CARACAS