Internacional

Venezuela: el chavismo, a un paso de ganar el Parlamento en una elección cuestionada por la comunidad internacional

Estados Unidos y la Unión Europea alertaron que las elecciones legislativas de este domingo en Venezuela no serán reconocidas. Por lo tanto tampoco lo serán las leyes que lleve adelante el Congreso que volverá a manos chavistas después de cinco años de dominio parlamentario opositor. La decisión, previsible, es una mala noticia para el régimen de Nicolás Maduro.

La elección es de por sí polémica. Como los comicios fueron boicoteados por los principales partidos opositores, cuya dirigencia en su gran mayoría ha sido proscripta por la autocracia bolivariana, la victoria del régimen está asegurada.

El Congreso, además, aumentará en otras 110 la cantidad de bancas, hasta un total de 277. Con el objetivo de maquillar la cita como democrática, el gobierno abrió la participación a un puñado de partidos opositores, pero son las enseñas y nombres de esas agrupaciones que la Corte Suprema arrebató a sus dirigentes históricos y las entregó a chavistas que hacen de disidentes.

Lo cierto es que este domingo la oposición real quedará fuera del Parlamento, incluyendo al notorio diputado Juan Guaidó, declarado presidente interino de Venezuela y reconocido por medio centenar de países.

“La comunidad de naciones democráticas debe rechazar colectiva e inequívocamente esta última burla a un proceso electoral ilegítimo. El único camino creíble para resolver la prolongada crisis política de Venezuela provendrá de unos comicios legislativos y presidenciales que verdaderamente cumplan con estándares internacionales”, escribieron en una declaración conjunta el miembro de más alto rango del Comité de Relaciones Exteriores del Senado de EE.UU, el demócrata Bob Menendez, y el líder del bloque demócrata del senado Dick Durbin. El presidente electo Joe Biden, ya ha dicho que en Venezuela gobierna una dictadura.

Sin observadores

El comicio no contará con observadores internacionales. Al menos no reales. El régimen había pedido a la UE y a la ONU que hicieran esa tarea, pero la nomenclatura se negó a aceptar condiciones de libre juego democrático y tampoco a postergar los comicios para dar tiempo a la instalación de los observadores.

También ahí hay una teatralizaciones. En la misma línea de la construcción de opositores, Maduro se reunió en estas horas con un grupo de “observadores” entre los que destaca el ex presidente ecuatoriano Rafael Correa, condenado en su país por corrupción.

Hay también representantes de Argentina, Bélgica, Brasil, Canadá, Colombia, España, Estados Unidos, Francia, Guatemala, Irán, Irlanda, Paraguay, Rumania, Togo y Turquía, pero son, en realidad, dirigentes de fuerzas solidarias con el régimen chavista.

Los venezolanos van a las urnas este domingo en medio de una catastrófica crisis económica. Foto: AFP© clarin.com Los venezolanos van a las urnas este domingo en medio de una catastrófica crisis económica. Foto: AFP

Reformas y apertura

El gobierno de Maduro ha buscado recuperar el control del Congreso, más allá del valor político de la maniobra, para que ese poder vote y legalice una serie de modificaciones estructurales que se pondrán en marcha en el corto y mediano plazo como reacción a la devastadora crisis económica que experimenta el país.

Esos cambios se relacionan con la apertura a capitales privados del negocio petrolero, nacionalizado a comienzos de la década pasada por el fundador del régimen, Hugo Chávez. El esquema incluirá también la minería. El potente aliado ruso de la nomenclatura ha tenido un papel definido en ese giro, también China, Irán y Turquía, los restantes socios internacionales de peso de Caracas.

El problema hacia adelante es que si estas elecciones son consideradas ilegítimas, también perderán legitimidad sus decisiones ante los tribunales internacionales.

Ficha país de Venezuela con los principales datos socioeconómicos. Fuente: AFP© clarin.com Ficha país de Venezuela con los principales datos socioeconómicos. Fuente: AFP

Más de 20 millones de venezolanos están inscritos para votar. Sin embargo los analistas prevén una gran abstención, precisamente porque los votantes entienden que el resultado ya está escrito.

Estos comicios, además, se realizan después del manejo fraudulento de la elección de la actual Convención Constituyente en 2017, una maniobra denunciada por la propia empresa a cargo del conteo que advirtió que el régimen agregó votos al conteo general. Y también en la reelección de Maduro el año siguiente, que la oposición declaró espuria lo que llevó a Guaidó a ser declarado presidente interino.

Pesa también el contexto en que se celebra el llamado a las urnas, en medio del grave capítulo local de la pandemia de coronavirus, lo que debería conspirar contra la participación de los electores.

Los venezolanos están hastiados con la grave crisis económica y humanitaria que atraviesa el país que ha dejado a 7 millones de personas necesitadas de ayuda dentro del país y empujado en los últimos años a más de 5,4 millones a abandonar el país. Es el mayor éxodo mundial después del caso de Siria.

Las medidas para contener la pandemia “han tenido un serio impacto en la economía, los medios de vida y la alimentación de la población”, señaló a la agencia Europa Press el jefe de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU en el país, Samir Elhawary.

Una parte de 136.000 venezolanos han regresado a su país “debido a la pérdida de sus ingresos, desalojos y los crecientes signos de xenofobia en los países vecinos”. Ese antecedente no inhibe a los sectores aún más empobrecidos y pese al cierre de las fronteras, a intentar escapar del país a un destino que suponen que será mejor en el exterior.

Caracas, especial

 

 

EL CLARIN