Internacional

Venezuela buscará firmas contra decreto de Obama

Esta es una actividad que se inició a mediados del mes pasado y que fue impulsada por el mismo jefe de Estado venezolano.

CARACAS. El Gobierno de Venezuela mantendrá hasta fines de este mes la campaña para recolectar firmas contra el decreto firmado en marzo pasado por el presidente estadounidense Barack Obama con sanciones a funcionarios venezolanos, aunque ya se han conseguido las 10 millones de rúbricas planteadas como meta.

“Nosotros vamos a seguir recogiendo hasta el próximo día 30 de abril en todas las esquinas calientes, a través de casa por casa, a través del cuerpo a cuerpo, firma por firma”, dijo a periodistas el dirigente del gobernante Partido Socialista Unido (PSUV) Jorge Rodríguez, encargado de la campaña.

La recolección de firmas que se ha hecho hasta ahora, ha sido incorporada a un informe que el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha dicho que llevará a Obama en el marco de la Cumbre de las Américas.

Se espera que Maduro encabece un acto público en el palacio presidencial de Miraflores en el que Rodríguez le hará entrega del informe sobre el “firmazo” que incluso pasó por un proceso de auditoría en las últimas horas, según el encargado de la campaña.

Rodríguez, alcalde del municipio caraqueño de Libertador, dijo que esta ha sido “la batalla de la vida contra la muerte” y que durante esta actividad el Gobierno venezolano ha recibido apoyo internacional a través de las firmas de millones de personas de la región.

El decreto estadounidense, fechado el 9 de marzo, declaró al país en “emergencia nacional” tras considerar la “situación” en Venezuela una “inusual y extraordinaria amenaza” para la seguridad de EE.UU.

Además del decreto, EE.UU. anunció sanciones a siete altos cargos venezolanos a los que considera responsables de violaciones de los derechos humanos.

Obama afirmó en entrevista exclusiva a Efe difundida hoy que ni su país ni el continente deben “mantener silencio” ante la situación en Venezuela, una nación que, a su juicio, se enfrenta actualmente a “retos enormes” y con cuyo Gobierno Washington sigue abierto al “diálogo directo”.

Además señaló: “No creemos que Venezuela sea una amenaza para Estados Unidos y Estados Unidos no es una amenaza para el Gobierno de Venezuela”. (Efe/ La Nación)