Internacional

Vázquez crea comisión para investigar desaparecidos de la dictadura

La conformación de esta comisión responde a  razones éticas, morales, profundas, humanísticas de la  sociedad.

MONTEVIDEO.  El presidente electo de Uruguay, Tabaré Vázquez, anunció la formación del Grupo de Trabajo por Verdad y Justicia, integrado por líderes de diversos colectivos sociales, con el objetivo de esclarecer los crímenes cometidos durante la dictadura militar uruguaya (1973-1985).

 Acompañado por legisladores, líderes religiosos y representantes de familiares de desaparecidos y afrodescendientes, Vázquez afirmó en una rueda de prensa que el fin fundamental de este grupo será “trabajar en el tema de los ciudadanos y ciudadanas uruguayos desaparecidos”, que se calculan en “más de 200”, tanto en el país suramericano como fuera de sus fronteras.

 “Es un compromiso formal que hemos adquirido como fuerza política y también personalmente”, añadió el futuro mandatario, quien adelantó que el grupo será oficializado después del próximo 1 de marzo, una vez sea investido presidente, y que dependerá de Presidencia.

 Vázquez defendió que con esta comisión pretenden “avanzar más de lo que se ha hecho hasta el momento”, pero sin marginar a las organizaciones involucradas en estas investigaciones, a las que consultarán “permanentemente”.

 Este es el caso de los diputados frenteamplistas Macarena Gelmán, víctima del “Plan Cóndor” y nieta restituida del poeta argentino Juan Gelmán, y Felipe Michelini, hijo del político Zelmar Michelini, asesinado por la dictadura argentina (1976-1983).

 Ambos se integrarán en el grupo, junto con Emilia Carlevaro en representación de las asociación de familiares de desaparecidos, y representantes de colectivos también perseguidos durante los años de la dictadura.

 En concreto, el grupo lo completan Mario Cayota en representación de la Iglesia católica; el pastor Ademar Olivera, por la Iglesia metodista; Pedro Sclofsky, expresidente del Comité Central Israelita de Uruguay, y la mae Susana Andrade, en nombre de los afrodescendientes y la religión afroumbandista.

 Sus cometidos serán el análisis de los archivos existentes, la búsqueda de la información relevante y la reconstrucción de los delitos a partir del testimonio de las víctimas, sus familiares o simples testigos, avanzó el futuro prosecretario de Presidencia, Juan Andrés Roballo. (Efe/ La Nación)