Opinión

Vape: enemigo silencioso.

María Sol Camacho B

Solcamacho@uees.edu.ec

Desde Guimaraes / Portugal para La Nación de Guayaquil-Ecuador

El término vapeo es referido al uso de cigarrillos electrónicos, es el proceso de inhalar un aerosol (vapor) creado al calentar una sustancia como la nicotina o el tetrahidrocannanibol (THC) con un dispositivo electrónico que funciona con baterías.

También contiene propilenglicol y/o glicerina vegetal, sustancias que son utilizadas para la elaboración de la niebla escénica o teatral, la cual se ha descubierto que aumenta la irritación pulmonar y de las vías respiratorias. Además, pueden poseer compuestos orgánicos volátiles, (en ciertos niveles podría causar irritación de ojos, nariz, garganta, dolores de cabeza u ocasionar daños al hígado, riñón y sistema nervioso) productos químicos saborizantes, ciertos compuestos contienen niveles de diacetilo y formaldehído.

Aunque los cigarrillos electrónicos no emiten humo como los convencionales, si existe una exposición de aerosol que podría resultar altamente nocivo. La FDA ha anunciado que es difícil detectar los químicos inhalados; existen casos de etiquetas incorrectas o incompletas; al ser un producto nuevo, siguen en investigación de un periodo de tiempo prolongado para saber sus efectos a largo plazo. Sin embargo, mencionaré unas cuantas estadísticas, para comprender el peligro que representa.

En EE. UU se ha catalogado como brote epidémico, solo en el 2019 se contabilizaron 2.291 ingresos hospitalarios por EVALI (lesión pulmonar asociada con vapeo) y 57 fallecidos. La edad media de pacientes era de 19 años.

Por otra parte, en España se ha reducido el número de fumadores de tabaco, pero ha incrementado el consumo de los electrónicos; la última encuesta de ESTUDES (Encuesta sobre Uso de Drogas en Enseñanzas Secundarias en España) concluyó en el 2021, que 44.3% de jóvenes había “vapeado” alguna vez.

Para poder visualizar una idea más clara al respecto, un vape, puede contener 500, 1200,1700, 3000, 5000 hasta 8000 puff (inhaladas) La gran pregunta es: ¿Quién lleva la cuenta de los puff diarios? Otra característica es que “no apesta a tabaco”; consecuentemente ciertos padres se enteraron en emergencias que sus hijos vapeaban.

La compañía Juul fue la pionera en promocionar un vape de colores vistosos y sabor frutal, su auge fue desproporcional valorando a la compañía en 38 mil millones de dólares. Se presentaba como una opción más segura para reemplazar los cigarros normales. La FDA en mayo del 2022 ordenó la retirada de sus productos, argumentando que carecían de evidencia suficiente con respecto al perfil toxicológico de los productos.

Irónicamente, la marca china Elf Bar contiene volúmenes líquidos considerablemente más altos en comparación con los de Juul, se convirtió en la opción preferida del 56.7 % de estudiantes americanos, en diciembre del 2022. El tío Sam posee inconsistencias dentro de sus políticas públicas, una vez más.

En Reino Unido sonaron las alarmas tras conocerse que más del 20% de niños entre 11 y 17 años han probado los vapes de la marca Elf Bar; entre los comunicados de la UE manifiesta que productos como el antes mencionado, no satisfacen a fumadores que buscan dejar el cigarrillo, pero tiene potencial atractivo para los no fumadores y posiblemente causan adicción.

Actualmente hay aproximadamente 52 marcas de vapes alrededor del mundo, sin contar los de contrabando. Lamentablemente el cigarrillo electrónico no mudó el comportamiento entre los fumadores habituales, pero se popularizó en menos de una década, entre adolescentes, ya que el 25% de consumidores se encuentran en la franja de edad entre los 14 y 18 años.