Opinión

Vacunas…

Dr. Jorge Norero González/Guayaquil

Las denuncias públicas de la señora alcaldesa de Guayaquil, de que hay sectores y barrios de Guayaquil, que para ingresar deben pagar una vacuna (un peaje, tarifa,) para poder ingresar y no correr el riesgo de ser asesinados, es en definitiva el último capítulo o el epílogo de Ecuador tierra de nadie, o Ecuador made la mafia…

Hace muchos meses hice referencia en mis escritos, de que podríamos llegar a esta realidad que hoy vivimos y que deberíamos hacer todo lo posible para evitar a toda costa está desgracia, porque además de confirmar la ausencia total de la autoridad en esos sectores, salvo la que impone el señor capo, o el asesino en jefe del sector, revelan para entendimiento de ustedes mis amigos lectores, el mundo perverso de las favelas en Brasil, Sinaloa, Tijuana, Nápoles, Calabria, etcétera…

Ante esta situación hermanos queridos, vencer la corrupción y está metástasis de muerte y tragedias, no es cuestión de cambiar un ministro, una declaración del estado de excepción, una visita a Israel, un discurso en CNN, es el momento de casa adentro y con la sabiduría y visión del tercer ojo, actuar más allá de nuestros instintos y ejecutar las acciones que se tengan que hacer, porque aquel estúpido discurso que actuaremos dentro del marco de los derechos humanos y otra cantidad de estupideces, ya no pueden seguir escuchándose porque resulta vergonzoso y una conducta aberrante y hasta cómplice…

Si nadie en el Gobierno tiene la voluntad y la decisión política de actuar con total integridad y las fuerzas de sus espíritus para enfrentar a estos bandidos y criminales, RENUNCIEN o mejor invítenlos o desígnenlos gobernadores, intendentes, alcaldes, ministros, quizás ellos ejecuten sin tantas medallas, grados, desfiles, uniformes, una acción de protección más eficiente y segura que los policías y los militares, pagándoles una vacuna, que de repente es menor en términos relativos, que el monto que le pagamos al gobierno en impuestos, para que lo desperdicien en inútiles, fracasados y corruptos sean estos civiles con o sin uniformes, que al parecer también ellos han sido nuestros enemigos además de los violentos.
Sálvese quien pueda…

 

Semper Fi.