Ciencia

Usarán vacuna contra la malaria en África

Aplicarán las dosis a un millón de niños en ese continente, aunque expertos solicitan más pruebas.

ESPAÑA. Por primera vez en la historia, una vacuna contra la malaria supera todas las pruebas clínicas previas y está lista para aplicarse masivamente. Se trata de la vacuna Mosquirix, producida por la multinacional farmacéutica Glaxo Smith Kline y que contó para su desarrollo con financiación de múltiples instituciones públicas y privadas, entre ellas la Fundación Bill & Melinda Gates. El investigador español Pedro Alonso ha sido uno de los líderes de la investigación.

Cuando se creía que ya todo estaba listo para comercializar y aplicar la vacuna en África, voceros de la Organización Mundial de la Salud han pedido una última prueba a sus fabricantes. La agencia sanitaria de la ONU ha recomendado que inicialmente un millón de niños reciban la inmunización en estudios piloto, para comprobar la viabilidad del tratamiento.

La nueva vacuna no es la solución soñada para combatir esta enfermedad, que produce cada año alrededor de 198 millones de casos y cobra la vida de 584.000 personas, la mayoría niños. Por ahora se sabe que la vacuna tiene una eficacia del 30 % y, como lo explicó María del Pilar Rubio, directora médica de vacunas de Glaxo Smith Kline (GSK) y conferencista en el Congreso Colombiano de Parasitología y Medicina Tropical que terminó ayer en Santa Marta, la vacuna actúa en contra del parásito de malaria conocido como Plasmodium falciparum, que es el más prevalente en África, pero no ofrece protección para el tipo Plasmodium vivax, que predomina en otros países por fuera de ese continente.

Como aseguró Jon Abramson, jefe del grupo asesor de la OMS, en una rueda de prensa ayer en Ginebra, “antes de recomendar el uso generalizado de la vacuna será necesario hacer entre tres y cinco estudios piloto para asegurarnos de que podemos dar esa cuarta dosis”. Además, resaltó que el precio de la vacuna es de 5 dólares por dosis, lo que daría un total de 20 dólares por el tratamiento completo. “Es una de las medidas más efectivas desde el punto de vista del costo y beneficio”, aseguró el experto.

Casi la mitad de la población mundial –unas 3.200 millones de personas– están en riesgo de sufrir malaria. En lo que va corrido del 2015 se han reportado 214 millones de casos de malaria o paludismo. Y hasta la fecha, en Colombia se notificaron 36.084 casos de malaria, distribuidos principalmente en los departamentos del Chocó, con un 48,6 % de los casos; seguido de Nariño con 13,8 % y Antioquia con 13,4 %.

De acuerdo con lo anunciado por el laboratorio GSK, “la vacuna está siendo evaluada como una herramienta de control de la malaria complementaria que podría ser añadida, pero no reemplaza el paquete básico de medidas de prevención, diagnóstico y tratamiento de la malaria”.

Sócrates Herrera, director del Centro de Investigación Científica Caucáseo en el Valle del Cauca y quien desde hace más de 20 años trabaja junto a su equipo en un modelo de vacuna similar a la del español Pedro Alonso, pero para combatir el Plasmodium vivax, cree que el anuncio de la aplicación de la vacuna en África es muy interesante, porque es el resultado de un ciclo de 30 años de investigación.

“Esa vacuna ha enseñado y enseñará muchas cosas del camino que se debe seguir para elaborar este tipo de vacunas”, comentó Herrera. Para el científico colombiano debe, sin embargo, quedar algo muy claro: que “no va a solucionar el problema de la malaria en África ni en ninguna parte. Las pruebas se realizaron en niños muy pequeños y aún no se sabe qué va a pasar en otros niños y adultos”. En cuanto a su impacto en Colombia y Latinoamérica, cree que no ofrece una solución real, porque cerca del 70 % de las infecciones son por Plasmodium vivax, el parásito que no es atacado por la vacuna. (Internet/ La Nación)