Internacional

Uruguay se suma a un fondo de EEUU para promover los derechos de homosexuales

Ese fondo concede subvenciones a organizaciones de la sociedad civil en varios países para proyectos relacionados con los derechos de las personas LGBTI.

WASHINGTON. Uruguay se sumó hoy a una iniciativa estadounidense para financiar proyectos que promuevan los derechos humanos de la comunidad LGTBI (lesbianas, gais, transexuales, bisexuales e intersex) y acogerá una conferencia global sobre el tema en abril de 2016, informó hoy el Gobierno de EEUU.

El país suramericano, que legalizó el matrimonio homosexual en 2013, es la segunda nación latinoamericana que se une a la iniciativa estadounidense, en la que también participa Chile.

En un comunicado conjunto, los Gobiernos uruguayo y estadounidense anunciaron la adhesión de Uruguay a la iniciativa, denominada Fondo Global para la Igualdad y lanzada por el Departamento de Estado estadounidense en 2011.

Ese fondo concede subvenciones a organizaciones de la sociedad civil en varios países para proyectos relacionados con los derechos de las personas LGBTI, según la web del Departamento de Estado.

También proporciona ayuda de emergencia y preventiva a personas que se encuentran bajo «amenazas físicas» o que experimentan «acoso extremo», además de otorgar «asistencia técnica a largo plazo» a organizaciones que promueven los derechos de esa comunidad.

«Estados Unidos y Uruguay reconocen que apoyar y promover los derechos humanos es la responsabilidad de todos los gobiernos y pueblos y que los derechos humanos de las personas LGBTI no son diferentes de los de otras personas», indica el comunicado conjunto.

«En abril de 2016, Uruguay acogerá la conferencia global de derechos humanos de los LGBTI, que estará auspiciada también por Holanda» y que se ha celebrado en ediciones anteriores en EEUU, Alemania y Suecia, agrega la nota.

Otros países que pertenecen al fondo son Alemania, Suecia, Francia, Finlandia, Croacia, Dinamarca, Islandia, Holanda y Noruega, además de corporaciones como la cadena hotelera Hilton o el Banco Real de Canadá, y organizaciones civiles como Human Rights Campaign. (EFE/La Nación)