Economía

Uruguay estima en 100 millones de dólares costo de reparaciones por temporal

La gestión de los fondos que se asignarán a cada zona se realizará de forma centralizada por parte del Gobierno a través de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto.

MONTEVIDEO. El Gobierno uruguayo estima en unos 100 millones de dólares el costo de la reparación de los daños por el temporal que azota el país desde comienzos de mes y que se intensificó la semana pasada con un tornado en la localidad de Dolores (suroeste) e inundaciones en varios puntos del territorio.

El presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, informó de ello tras la celebración de un Consejo de Ministros de carácter extraordinario con el objetivo de definir una estrategia para paliar las consecuencias de las inclemencias meteorológicas acaecidas en el país.

«En cuanto al monto de recursos económicos que va a haber que destinar para resolver los daños materiales, se sitúan, tras un estudio serio y profundo, en aproximadamente unos 100 millones de dólares», aseveró Vázquez.

En el caso particular de Dolores, donde el pasado 15 de abril un tornado arrasó un tercio de las edificaciones de la localidad y provocó la muerte de cinco personas, el Ministerio de Vivienda va a destinar unos 90 millones de pesos (alrededor de 2,8 millones de dólares) para atender la totalidad de las 800 casas afectadas.

El presidente señaló que en esa partida presupuestaria no se incluirán los 5.000 tejados de chapa que ya habían sido adquiridos por el Gobierno para atender las necesidades de la población.

Además, añadió que algunas casas serán totalmente subsidiadas, otras de forma parcial y en otros casos se otorgarán «préstamos muy blandos», todo ello en función de los recursos económicos de los afectados.

En cuanto a las inundaciones que se viven en varios puntos del país y que han dejado cinco víctimas mortales y más de 12.000 personas desplazadas de sus casas, el mandatario señaló que se destinarán unos 12 millones de dólares para arreglar la «caminería rural» y en torno a 30 millones de dólares para restablecer rutas nacionales.

En ese sentido, Vázquez apuntó que el «plan estratégico de infraestructuras» que anunció el año pasado se mantendrá «totalmente vigente» y no se verá afectado, aunque señaló que será necesario desviar algunos recursos «destinados a empezar algunas obras de carreteras».

También en relación a las inundaciones, el próximo lunes se declarará en algunas zonas del país -principalmente el norte del departamento (provincia) de Rocha y la zona sur del de Treinta y Tres- la «emergencia agropecuaria».

Para paliar la alimentación del ganado y demás animales se destinarán entre 20 y 30 millones de pesos, es decir, entre 600.000 y un millón de dólares.

Por otro lado, el Gobierno también ha manifestado que las empresas afectadas por los eventos climáticos tendrán prórrogas de 90 días para el pago de los aportes por jubilación.

Del mismo modo, se está estudiando con la Dirección General Impositiva que los comercios o personas que se hayan visto afectados puedan prorrogar el plazo para pagar sus obligaciones.

La gestión de los fondos que se asignarán a cada zona se realizará de forma centralizada por parte del Gobierno a través de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP) y el Sistema Nacional de Emergencias (Sinae) en coordinación con los Gobiernos departamentales.

Sobre ello, Vázquez recalcó que las organizaciones sociales -a las cuales agradeció su labor- no participarán en esa tarea de reparto de recursos para «garantizar» que los fondos económicos, materiales y técnicos «vayan a donde tienen que ir».

En cuanto al origen de los fondos para hacer frente a los trabajos de reconstrucción, que según el presidente «comenzaron ayer», Vázquez dijo que proceden de la «redistribución de gastos», de donaciones y de «recursos que va a obtener el Ministerio de Economía seguramente a través de algún préstamo de algún organismo internacional», aseveró.

Sobre ese último punto no se ha dado información acerca de a cuánto ascenderían esos préstamos ni los organismos internacionales a los que se acudiría.

El presidente uruguayo recalcó que la estimación de 100 millones de dólares para paliar la situación es una «cifra aproximada» porque «vastas zonas del territorio están bajo agua, hay rutas cortadas, puentes que pueden estar lastimados…», por lo que en este momento no pueden «hacer una evaluación exacta». (EFE/La Nación)