Economía

Uruguay cierra un año de alta conflictividad laboral

MONTEVIDEO,  (Xinhua) — La conflictividad laboral en Uruguay alcanzó en 2022 el mayor nivel en 22 años y promete seguir en aumento el año próximo, de acuerdo con un informe de la Universidad Católica del Uruguay (UCU).

Este año estuvo marcado por el fin de la emergencia sanitaria por la pandemia y por el debate de la Ley de Urgente Consideración (LUC), la cual fue ratificada en marzo en un referéndum pese a la oposición que mostraban los sindicatos.

También estuvo marcado por la discusión de la Rendición de Cuentas y Balance de Ejecución Presupuestal, la negociación colectiva y varias reformas planteadas por el gobierno del presidente Luis Lacalle Pou, quien asumió en marzo de 2020.

«En el 2022 la conflictividad laboral aumentó de manera importante en relación con los años anteriores. Si se observa lo ocurrido desde marzo de 2020, cuando asumió un nuevo gobierno, sin duda el año 2022 representó el nivel más alto del Índice de Conflictividad Laboral», estableció la UCU.

El año 2020, en plena pandemia, se caracterizó por un nivel bajo de conflictos por propia decisión de los trabajadores, según los empresarios, y por una baja de la movilidad.

«Por lo tanto, al comparar con niveles tan bajos, el aumento es más marcado», estableció el Departamento de Estudios Organizacionales de la UCU.

Sin embargo, «en comparación con un periodo más largo vuelve a constatarse que la conflictividad global del año 2022 fue alta, ubicándose en sexto lugar si se observan los promedios anuales desde 1995».

A lo largo del año 2022 se registraron cuatro paros generales, dos de ellos de 24 horas.

Entre el 1 de enero y el 21 de noviembre de 2022 se registraron 101 conflictos con interrupción de actividades por los que se perdieron 1.476.516 jornadas laborables y en los que se involucraron 1.498.092 trabajadores.

Más de la mitad de los paros estuvieron motivados en el rechazo a la reforma del sistema educativo y a la reforma de la seguridad social, que elevó a largo plazo la edad de retiro mínimo de 60 a 65 años, incluido el paro general del 8 de marzo por el Día Internacional de la Mujer.

Previo al último paro general efectuado el pasado 15 de noviembre, el presidente Lacalle Pou lamentó que salvo alguna excepción frente a «cualquier cosa que nosotros hagamos, el PIT-CNT (la central única de trabajadores) se va a oponer y va a hacer un paro».

En tanto, el presidente del PIT-CNT, Marcelo Abdala, le respondió que mientras crece la economía «incluso por encima de las estimaciones oficiales» al mismo tiempo «se rebaja el salario».

Para la UCU, hay un conjunto de temas pendientes que «seguramente» generen una «alta conflictividad laboral» el año próximo.

«Va a aumentar la conflictividad. Reforma educativa, reforma de la seguridad social, vencen 150 convenios colectivos. Es casi imposible que no haya un aumento», dijo esta semana al semanario Búsqueda la directora del Departamento de Estudios Organizacionales de la UCU, María Eloísa González.

Si bien este año el empleo presenta cierta contracción, la situación parece haberse normalizado y el desempleo en octubre se ubicó en 7,8 por ciento de la Población Económicamente Activa, mientras el gobierno prevé un crecimiento de la economía este año de 4,8 por ciento.

Según el informe de la UCU, «los empresarios continúan con el reto de fomentar la capacitación y el desarrollo de políticas que permitan mejorar la empleabilidad, la reconversión laboral y la socialización de buenas prácticas que tengan un efecto multiplicador en los distintos sectores de la economía».

«El movimiento sindical también tiene enormes desafíos vinculados con la aparición (de) nuevas formas de trabajo que invitan a buscar nuevas maneras de acompañar a los trabajadores en esa transición y tal vez nuevas formas de organización y movilización», indicó.

Agregó que «el gobierno deberá seguir garantizando dispositivos que habiliten a los actores sociales a intercambiar, fomentar el diálogo social y acompañar en el contexto de un mercado laboral desafiante, tecnológico y, seguramente, muy distinto al actual».

 

 

Xinhua (xinhua-news.com)