Opinión

Universidades en la encrucijada

Por: Ana Jara / Perù

Estamos a escasos cuatro meses de que se cierre el plazo para que las universidades públicas y privadas sin excepción obtengan el famoso “LICENCIAMIENTO” otorgado por la SUNEDU, es decir que éstas acrediten cumplir con las condiciones básicas de calidad (CBC) de acuerdo a la actual Ley Universitaria y tenemos como avance al 13 de agosto del año en curso, que 76 universidades y dos Escuelas de Posgrado de todo el país han pasado dicha verificación, en tanto que entre el 2015 y el 2017, fueron 141 universidades y cuatro escuelas de posgrado las que presentaron su Solicitud de Licenciamiento Institucional – SLI ante la SUNEDU, según información extraída de su portal web. A 12 de ellas se les ha denegado tal solicitud y deberán cerrar en un plazo no mayor a 2 años, siendo la principal característica hasta aquí, que todas éstas son universidades privadas.

Al momento, a ninguna universidad estatal se le ha denegado el Licenciamiento y quedan todavía 11 de ellas cuya situación definitiva deberá ser resuelta antes que concluya el presente año. De todas ellas hay una cuyos avances se encuentra a la zaga del lote pendiente y que para mí es doloroso comentarlo como iqueña y graduada de sus aulas, la Universidad Nacional San Luis Gonzaga de Ica (UNICA) envuelta hoy en una vorágine de graves denuncias que involucran a sus altas autoridades, la cual ni siquiera ha podido lograr pasar la valla de que les sea aprobado el Plan de Adecuación requerido por la SUNEDU y ponerse de esta manera en carrera para llegar a obtener el ansiado Licenciamiento, habiéndosele inclusive denegado ya en más de una oportunidad tal documento.

A Ica le preocupa no solo la suerte de sus más de 12000 estudiantes (Censo Universitario 2010) sino también de sus más de 1000 docentes y 800 trabajadores, sino obtuviesen el Licenciamiento, porque no se trata solo de hacer un plan de contingencia para reubicar a la población estudiantil como enfatiza la SUNEDU sino también de ver la suerte que correrán sus otros estamentos, ya que por definición una universidad es una comunidad de estudiantes, catedráticos y trabajadores.

Increiblemente hace apenas tres años atrás, la plataforma “Ponte en Carrera” informaba que “Ingeniería Mecánica Eléctrica” e “Ingeniería Electrónica”, se constituían en las dos profesiones mejor remuneradas de las 10 primeras de la UNICA, cuya Facultad que aglutina ambas especialidades hoy está envuelta en escándalos destapados por la prensa. A todo esto, señores de la SUNEDU ustedes no pueden ponerse de lado, cuentan con un reglamento recientemente aprobado el 25 de junio y donde se les permite la separación definitiva de autoridades, docentes, personal administrativo y alumnos a partir de un procedimiento administrativo sancionador, hagan uso de esta prerrogativa, esperemos que no sea demasiado tarde.