Opinión

Unidos podemos.

Dr. Jorge Norero González/Guayaquil

Todos mientras jugaba la selección, sentimos esa felicidad que nos regala el triunfo sobre el adversario. Aún lado quedó en suspenso todas las preocupaciones, necesidades, incluso el hambre y los momentos de dolor, la adrenalina esa sustancia mágica que produce nuestro cuerpo en esos momentos pico, son el bálsamo que no cubre para producir ese fugaz rayo de ilusión y de extraordinario éxtasis, que valen para estremecernos por toda la vida…

Lo extraordinario no es lo ordinario de nuestras vidas, así como estar henchidos de alegría o de dolor tampoco son sentimientos permanentes, buscar el equilibrio emocional es el justo medio para superar nuestros temores y el miedo al fracaso y ser felices…

El entorno es vital para alcanzar ese equilibrio, por aquello migramos de un barrio a otro, de una ciudad a otra, de un país a otro, sentamos raíces allí donde encontramos paz y pensamos que esa es la mejor estación en el viaje de nuestras vidas…

Les deseo a tod@s muchas bendiciones y mi deseo de que alcancen ese equilibrio, y que nadie perturbe o atente a ese derecho irrenunciable de ser felices, tener paz y bienestar para todos ustedes y sus familiares.

En nuestras mentes está la clave para superar todos los obstáculos y construir los candados que impidan a los intrusos alteren ese equilibrio. Blindar los cerramientos de cemento y mentales son vitales, para que nadie fracture ese nido que es nuestro hogar, el mejor paraíso construido con nuestras manos en el mejor lugar del universo…

Semper Fi.