Economía

Unas 2.500 personas se benefician del proyecto ‘Pica Recikla’

Nueve comunas conocieron cómo el reciclaje permite elaborar nuevos productos para el mercado nacional.

GUAYAQUIL. Todo sirve. Lo que parece un plástico roto y lleno de arena es una fuente de ingresos para comuneros de Ballenita, San Pablo, Ayangue, San Pedro, Valdivia, Libertador Bolívar, Montañita, Olón y Curía.

El plástico, papel, cartón, metales, botellas de gaseosas y el vidrio son los materiales que más se reciclan en el área de estas nueve comunas. Las 70 familias adheridas al programa ‘Con Pica Recikla’ desde hace cinco años, se encargan de recogen la ‘basura’ de las playas y también de las calles, de lo que la gente arroja en los balnearios.

María Verónica de la Parra, coordinadora del proyecto de Reciclaje Social, recalcó que la idea nació al observar que en algunos casos “nuestros plásticos, fabricados en Pica, muchas veces no tienen el fin correcto. Al ver esto, decidimos crear Pica Recikla”, dijo.

Los precios que manejan, para comprar los ‘desechos’ a los comuneros, son muy competitivos con los mercados locales. Pica trabaja en alianza con la empresa Fibras Nacionales Fibranac S.A., que les ayuda a pagar un precio justo a las comunas. “Nuestro principal interés es que ellos –comuneros- estén cómodos y que puedan tener un gran beneficio de este proyecto”, resaltó María Verónica.

El kilo de pet, que es el plástico de botellas de cola está en 0,70 ¢; el kilo de cartón en 0,10¢. Mientras que el kilo de funda está a 0,10¢. “Las familias no solo reciclan 1 o 2 kilos, si no más. En un mes reúnen grandes cantidades de materiales y eso genera un ingreso suficiente al bolsillo de la canasta básica de una familia”, dijo.

Dicha empresa es la encargada de reprocesar el material y venderla como materia prima.

Y ha tenido resultado. En estos cinco años, el programa ha logrado recopilar 290.000 toneladas de plástico, papel, vidrio, cartón y metales; generando un ingreso total de $39 mil a las comunas participantes.

Además, las 2.500 personas involucradas reciben capacitaciones y talleres mensuales sobre liderazgo y manualidad, para que puedan tener un ingreso extra. Además trabajan con niños.

Según la página web de Fundación Avina, en el país se produjeron 4,1 millones de toneladas de basura en el 2014. Pese a que se calcula que el potencial reciclable es de más de un millón de toneladas, solamente se pudo reciclar 245 000.

Para continuar con este proyecto, Pica tiene un presupuesto de $50 mil para responsabilidad social, con lo cual, la empresa ecuatoriana de plástico impulsa su programa hacía más playas que quieran ser parte de la campaña de concienciación; así como trabajar en conjunto con instituciones que también se preocupen por el medio ambiente. (DO/La Nación)