Opinión

Una verdadera mirada a la TV

Joel Yánez Macías

joeleljym@hotmail.es

@joeleljym

www.joelyanezmacias.webnode.com

No está de más de decir que en pantalla hay mucho talento, talento tan grande que hasta franquicias millonarias fueron compradas para demostrar que Ecuador tiene talento. Pero bien vale la pena hacer una verdadera mirada a la televisión; no solo sentarnos a mirar un programa “porque no hay que hacer”, sino más bien ser críticos constructivos de lo que queremos tener en nuestras pantallas.

Hace unas semanas atrás un canal de televisión fue sancionado por transmitir la lucha libre. En su página coloco que dicho programa destaca “valores deportivos”, sin embargo es lógico que no aporta en lo más mínimo a nuestra sociedad. El superintendente de comunicación Carlos Ochoa argumentó que la lucha libre puede generar efectos sobre los menores de edad y que el fondo de esto no es inmiscuirse en la programación de los canales de televisión. De hecho, recordó la muerte de un luchador mexicano. El canal defendió que es dramatizado. Desde mi punto de vista por muy dramatizado que sea, no es posible transmitir violencia a los niños, pues este programa estaba en horario familiar.

Pero no es todo. Muchas personas en las redes defienden a su programa favorito y generan un “combate”, una “competencia de verdad”, donde muchos creen que esa “competencia” ya no tiene sentido. Programas van y vienen, pero los participantes siguen y continúan siendo los mismos. Vemos cosas repetidas, algunos le llaman “copia”, otros “originalidad”; sin embargo programas de competencia y realities siempre se han caracterizado por lo mismo: polémicas, romances, y otras cosas más que no daría tiempo para mencionar.

Lo cierto es que la TV ecuatoriana necesita urgentemente de programas que generen valores, que todos podamos disfrutar y que de paso sean producción cien por ciento nacional. Hay mucha creatividad. Ya se reunieron los productores de diferentes canales y esperamos nos den programas de mejor y mayor calidad. Calidad que caracteriza a todo producto ecuatoriano, y a esos ecuatorianos que quieren ver en sus pantallas a una verdadera TV.

Las opiniones vertidas en el medio son de responsabilidad del autor.