Tecnociencia

Una terapia del habla podría aliviar los problemas de memoria tras la quimioterapia

Los investigadores sugieren que su método podría mejorar la calidad de vida de los supervivientes.

EE.UU. Un tipo de terapia conductual podría ayudar a los supervivientes al cáncer a afrontar los problemas de pensamiento a largo plazo que algunos experimentan tras la quimioterapia, apuntan unos investigadores.

Se calcula que alrededor de la mitad de los que se someten a quimioterapia para el cáncer desarrollan lo que con frecuencia se conoce como «quimiocerebro». Por ejemplo, podrían tener problemas para seguir conversaciones o para recordar los pasos en un proyecto, según las notas de respaldo del nuevo estudio.

Aunque por lo general son leves, esos cambios pueden afectar a la calidad de vida, el rendimiento laboral y las relaciones, dijeron los investigadores del Centro Médico del Este de Maine y del Centro Oncológico Familiar Lafayette en Bangor, Maine.

Los investigadores desarrollaron un programa de terapia cognitivo conductual (TCC) llamado Entrenamiento de Adaptación de la Memoria y la Atención para ayudar a los supervivientes al cáncer a prevenir o a gestionar esos problemas de memoria.

En su estudio participaron 47 supervivientes de cáncer de mama que se sometieron a quimioterapia cuatro años antes, en promedio. Se asignó a algunas a que recibieran ocho sesiones de TCC, cada una de 30 a 54 minutos de duración.

En ambos grupos, las sesiones se llevaron a cabo vía videoconferencia para minimizar el tiempo de desplazamiento de las pacientes. Las participantes también completaron pruebas del pensamiento, y respondieron a cuestionarios sobre sus problemas de memoria y la ansiedad relacionada. Además, se evaluaron la memoria verbal y la velocidad de procesamiento.

Las participantes fueron evaluadas nuevamente tras completar las ocho sesiones, y una vez más dos meses más tarde.

Las participantes en la TCC reportaron significativamente menos problemas de memoria y una mejor velocidad de procesamiento que las que recibieron la terapia de respaldo, según el estudio. También reportaron mucho menos ansiedad sobre los problemas mentales dos meses después de la terminación de la psicoterapia.

«Creemos que este es el primer estudio aleatorio con una condición de control activo que demuestra una mejora en los síntomas cognitivos en las supervivientes al cáncer de mama con problemas de memoria a largo plazo», comentó en un comunicado de prensa de la revista el líder del estudio, Robert Ferguson, que trabaja actualmente en el Instituto del Cáncer de la Universidad de Pittsburgh.

«Las participantes reportaron una reducción en la ansiedad y una alta satisfacción con este método cognitivo conductual no farmacológico», dijo Ferguson. Además, como el tratamiento se administró a través del dispositivo de videoconferencia, aseguró que el estudio demuestra que es posible «mejorar el acceso a la atención para la supervivencia». (Internet/ La Nación)