Opinión

UNA PIEDRA EN EL ZAPATO.

Antonio Aguirre Medina/Guayaquil

[email protected]

 

 

Más que una piedra en el zapato, el paso de la Señora Vicepresidente de la República Verónica Abad en el Gobierno se le está convirtiendo al Señor Presidente de la Nación Daniel Noboa Azin en una roca amarrada a ambas piernas y brazos, muy difícil de deshacerse de ella mediante la vía normal de la diáfana Constitucionalidad.

El hecho definitivo para que la Jueza Daniela Camacho de la C.N.J. no pueda vincular a la Vicepresidente Abad por presunta conclusión en el caso NENE en el que está involucrado el hijo de la Vicepresidente, lo cual la ha motivado para que el posible juicio cambie de rumbo a las manos de la Magistrada María Fernanda Castro perteneciente a la Unidad Judicial de Juzgamiento DE DELITOS RELACIONADOS CON CORRUPCIÓN Y CRIMEN ORGANIZADO.

El Presidente Daniel Noboa Azin tiene las mejores intenciones de gobernar y está trabajando para las próximas elecciones, pero lastimosamente está demostrando que su precario equipo de Gobierno no es capaz de afrontar situaciones delicadas que necesitan mucha astucia, conocimiento legal y asesoría experimentada.