Ciencia

Una nueva tecnología permite trepar por las paredes como el Hombre Araña

El sistema con el que cuentan dichos accesorios emplea las mismas fuerzas que permiten a los lagartos desplazarse por superficies verticales, bautizadas como fuerzas “Van der Waals”

EE.UU. Basado en las propiedades de algunos reptiles, un grupo de científicos probó con éxito un sistema de adhesión a superficies que permite desplazarse por las paredes como el Hombre Araña.

Para el experimento varios voluntarios escalaron un cristal vertical de 3,6 metros de alto provistos tan solo de unos accesorios adherentes en sus manos y pies, inspirados en las extremidades del geco, un tipo de lagarto. Una tecnología similar a la que usó Tom Cruise en “Misión Imposible: el protocolo fantasma”.

El sistema con el que cuentan dichos accesorios emplea las mismas fuerzas que permiten a los lagartos desplazarse por superficies verticales, bautizadas como fuerzas “Van der Waals” en honor al premio Nobel de Física de 1910, el holandés Johannes van der Waals.

Esas fuerzas electrostáticas provocan la atracción o repulsión de las moléculas, un efecto multiplicado por mil gracias a los pelos minúsculos que cubren los dedos de los gecos y les permiten aferrarse a las superficies.

Los científicos se basaron en el mismo principio para crear unos accesorios provistos de una sustancia que genera una fuerza “Van der Waals” atractiva y que permite adherirse al cristal con facilidad, incluso de manera más eficiente que estos pequeños lagartos.

“Con este sistema, y solo con 140 centímetros cuadrados de este elemento en sus extremidades, una persona de 70 kilos puede ascender una pared vertical de cristal de 3,6 metros”, señaló el líder de la investigación Elliot Hawkes, de la Universidad de Stanford.

El sistema de adhesión provoca que el peso se distribuya de manera uniforme, según explicó Hawkes a la revista británica Journal of the Royal Society Interface.

“Realizamos cientos de pruebas individuales con este sistema sin registrar ningún fallo”, puntualizó el científico. (Internet/La Nación)