Opinión

Una nueva Mirada

Cecilia Scordo

Cecilia.scordo@hotmail.com

@Ceciliascordo

Hoy la espalda es el nuevo foco de atención, los términos se invierten y el detalle sexy de las prendas está ubicado en la espalda y los hombros, ya no en el escote delantero. Esto ha pasado de moda dando lugar a una nueva tendencia realmente efectiva a la hora de provocar suspiros.

Por supuesto que la subjetividad del observador se pone en juego, sin embargo esta nueva tendencia no ofrece resistencia, ni por las que decidimos llevarlo, ni por los espectadores. Esto ciertamente cambio la definición clásica y convencional de lo sexy, los grandes escotes delanteros, vestidos hiper ajustados con tajos más que sugerentes ya no son estilosos sino burdos.

Llevar un vestido con la espalda al aire tiene bastante de eso: de accidente, de equívoco, de centrar la atención en algo sin querer. Y ser sexy sin pretenderlo es una de las cosas más sexies que hay. La atracción puede venir en forma de vestido de tirantes finísimos, pero también una manga que se cae despreocupadamente por el hombro. Puede ser velar la desnudez con una melena messy o, por el contrario, hacerla patente con un recogido de último minuto. El escote posterior es el necesario factor sorpresa que requiere cualquier tipo de seducción.

Las opiniones vertidas en el medio son de responsabilidad del autor.