Economía

Una nueva investigación australiana podría poner fin a la amenaza mundial que sufre la banana

Un grupo de científicos australianos está trabajando en el desarrollo de plantas de banana resistentes a una enfermedad mortal que amenaza la producción mundial.

El mal de Panamá Raza 4 Tropical (R4T) es un hongo que se transmite por el suelo y que ha afectado a las plantaciones de la mayoría de las regiones productoras de banana, entre ellas Queensland Septentrional, Asia (incluidos Filipinas, China e Indonesia), Oriente Medio, África y, más recientemente, Sudamérica. En la actualidad, la enfermedad, que no se puede erradicar, sobrevive en el suelo durante décadas.

Casi todas las variedades de bananas se pueden ver afectadas, entre ellas la Cavendish, que se estima que supone el 50 por ciento de todas las bananas cultivadas en el mundo y en torno al 95 por ciento de las bananas cultivadas con fines comerciales en Australia.

Para combatir esta amenaza, la Universidad Tecnológica de Queensland (QUT) y Hort Innovation han lanzado un proyecto de investigación de 9,8 millones de dólares que se propone desarrollar dos nuevas variedades resistentes a la R4T. El trabajo estará a cargo del Centro de Agricultura y Bioeconomía de la QUT.

El líder del proyecto de la QUT, el profesor James Dale, dice que su equipo se propone desarrollar las variedades Cavendish y Goldfinger utilizando técnicas de edición genética en este proyecto de cinco años. El objetivo, indica, es aumentar la seguridad alimentaria en Australia y en todo el mundo.

«Las variedades Cavendish originales surgieron probablemente hace más de mil años», dice. «Es una banana excelente, pero es susceptible a algunas enfermedades devastadoras, entre ellas el mal de panamá R4T».

«Preocupa también que el sector bananero mundial sea demasiado dependiente de una sola variedad, y es altamente deseable que exista una mayor diversidad varietal».

El profesor Dale dice que la banana Goldfinger es resistente a muchas enfermedades, entre ellas la R4T, y los investigadores tienen el propósito de utilizar avances recientes en la edición genética para mejorar esta variedad de forma que resulte apetecible para el paladar australiano.

«Ahora nos encontramos en la posición de hacer cambios muy pequeños en el genoma de la banana que pueden tener efectos drásticos en el fenotipo de la banana, ya sea su resistencia a enfermedades, la calidad de la fruta o su sabor o textura», explica.

Alok Kumar, gerente de desarrollo de negocio de Hort Frontiers, perteneciente a Hort Innovation, indica que la investigación, que se está llevando a cabo en consulta con los productores de banana australianos, satisfará la prioridad del sector de desarrollar nuevas variedades resistentes a la enfermedad R4T que cumplan con las expectativas de calidad del consumidor.

«La R4T se considera ampliamente la enfermedad más letal del mundo para las bananas», asegura. «Este nuevo proyecto dotará a los productores australianos de las herramientas necesarias para producir en los próximos años, de manera sostenible y eficiente, el producto de alimentación más vendido de Australia».

El CEO del Australian Banana Growers’ Council (ABGC), Jim Pekin, dice que la R4T ha sido el tema predominante en el sector desde su descubrimiento en la principal zona productora de Australia hace seis años. Añade que el acceso a una variedad resistente a la R4T y que siga teniendo aceptación en el mercado brindaría a los productores de banana certidumbre sobre el futuro.