Opinión

Una nueva bandera en el horizonte

María Verónica Vernaza G./ Guayaquil

En todas las culturas y en todas las épocas, las banderas han sido utilizadas como símbolo para agrupar verdades y señalar un camino en común. Tenemos la bandera de los templarios con su distintiva cruz roja que indica el martirio de Cristo; la bandera de los nazis con su cruz esvástica negra sacada del hinduismo; la bandera GLBT y compañía donde cada color tiene un significado; y este año tenemos la bandera provida con una riqueza analógica realmente hermosa.

Pro-Life Flag Project (Proyecto Bandera Provida) fue una iniciativa Will McFadden diseñada para facilitar la creación de un símbolo universalmente reconocido para el movimiento provida, un símbolo que unificaría, marcaría y generaría conciencia para un fin específico: acabar con el aborto, a más de crear un emblema universalmente reconocible para todos los movimientos providas.

El concurso juntó a más de 70 organizaciones, como son March for Life, Students for Life of America, Focus on the Family, Heritage House, Rehumanize International, Secular Pro-Life, Save the Storks, entre otras. Will McFadden, el fundador del proyecto concibió la idea en 2017 mientras asistía a la Marcha por la Vida en Washington D.C., donde pudo darse cuenta de que no existía ninguna insignia unificadora. El esfuerzo cobró fuerza cuando vio que la bandera del arco iris se afianzaba cada vez más en nuestra cultura.

La bandera fue diseñada por la artista gráfica brasileña Nanda Gasperini de San Pablo. Tras el anuncio del concurso, los organizadores recibieron más de mil proyectos, por lo que el interés fue muy alto. El comité seleccionó seis de ellos, considerando los más interesantes, y luego realizó una votación en línea donde se realizaron más de seis mil sufragios.

Según la página web de secularprolife.org, el fondo blanco simboliza la no violencia en el útero, así como la inocencia del feto. Los dos pies del bebé representan la humanidad del feto; estos “pies preciosos” han sido asociados con el movimiento provida desde 1979. Las dos manos representan a la madre embarazada, sosteniendo y protegiendo a su hijo.

El corazón blanco entre los pies simboliza el amor del movimiento provida tanto por la madre como por su hijo. Las dos franjas enfatizan las dos vidas humanas distintas presentes en un embarazo. Las rayas también forman un «signo de igual», enfatizando que el feto es igual y plenamente humano y, por lo tanto, merece los mismos derechos. Por último, los colores rosa y celeste, que representan mujer y hombre.

¿Por qué necesitamos una bandera provida? En la página web prolifeflag.com indica que primero: proporciona un símbolo unificador poderoso para un movimiento con un objetivo compartido; segundo: sensibiliza sobre el movimiento provida a personas de diferentes puntos de vista, como son los provida, proelección e indiferentes; tercero: da a los defensores de la vida un medio para apoyar el movimiento de manera más amplia; cuarto: reconoce que el movimiento provida ama y cuida a los no nacidos como a sus madres.

Actualmente y solo para Estados Unidos, los organizadores del concurso ofrecen la posibilidad de comprar una bandera y stickers para el carro. Sin embargo, se espera que el dibujo colocado en la bandera pronto se use en camisetas, pines, gorras y otros artículos.

Gracias al amplio alcance internacional de las organizaciones provida, podemos hacer que esta bandera aparezca en todas partes y recordar el valor de la vida humana concebida. Las personas de todo el mundo, independientemente de sus opiniones sobre el aborto, mirarán esta bandera, aprenderán sobre su significado simbólico y tendrán que repensar qué es realmente el aborto.