Ciencia

Una marca de smartphones desconocida le pisa los talones a Samsung y Apple

Samsung es el mayor fabricante de teléfonos inteligentes en el mundo, y Apple es número dos,  pero  aunque no es muy conocida existe una marca china llamada Xiaomi que ocupa el tercer lugar.

ESTADOS UNIDOS. La empresa china llamada Xiaomi recaudó 1,100 millones de dólares como financiamiento de parte de algunos de los jugadores más poderosos de la industria de alta tecnología. Eso da un valor a la compañía de 45,000 millones dólares – más grande que LG, Motorola y Sony juntos.

Xiaomi es actualmente la compañía nueva más valiosa del mundo, incluso más que Uber, Airbnb o Pinterest. Es también la compañía fabricante de teléfonos inteligentes de más rápido crecimiento. Sus ventas se dispararon un 211% a más de 17 millones de teléfonos inteligentes en el tercer trimestre de 2014 – un poco menos de la mitad del número de iPhones que Apple vendió, según IDC.

La participación de Xiaomi en el mercado creció más del doble, a poco más de 5%. Hace un año, tenía sólo el 2% del mercado.

El fabricante de teléfonos inteligentes de China subió tan rápidamente gracias a que se centró en China y algunos países cercanos de alto crecimiento. Xiaomi es ahora la marca número dos de teléfonos inteligentes en China (sólo por detrás de Samsung), y recientemente comenzó a vender teléfonos en Indonesia, México, Rusia, Tailandia y Turquía.

La marca llegó a los mercados en crecimiento como una tormenta, ofreciendo teléfonos a súper bajo precio sólo con ventas en línea. El magnífico teléfono inteligente Mi4 de la compañía debutó en agosto, diseñado para ser en su país el iPhone killer. Su diseño, casi exactamente igual que el iPhone, le ayuda.

La empresa cuenta con un modelo de negocio único: ni siquiera se trata de hacer dinero con sus teléfonos de 130 dólares, que vende al costo. La mayoría de las ganancias provienen de la venta de complementos y aplicaciones.

 Xiaomi tiene también una habilidad especial para la comercialización, sus campañas de publicidad han atraído a un grupo masivo de aficionados muy fieles en China.

“Haremos todo lo posible para traer continuamente la innovación a todo el mundo, con una meta de producción de alta calidad, dispositivos de alto rendimiento con gran experiencia de usuario”, dijo Bin Lin, cofundador de Xiaomi, en un mensaje de Facebook este lunes. “En enero de 2015, estaremos lanzando nuestro próximo dispositivo insignia”.

Los fabricantes de teléfonos inteligentes chinos no han sido precisamente bienvenidos en Estados Unidos. Ninguno de los mayores competidores nacionales de Xiaomi —Lenovo, Yulong y Huawei— han hecho ningún progreso en América.

Durante la mayor parte de la década pasada, Nokia era el líder mundial en ventas de teléfonos celulares sin una presencia significativa en los Estados Unidos. LG, Sony y muchos otros han encontrado el éxito internacional, pero no han logrado ganar tracción en territorio estadounidense. (Internet/La Nación)