Ciencia

Una madre resfriada o con gripe, ¿puede amamantar a su bebé?

La madre crea anticuerpos que el sistema inmunológico del recién nacido todavía no está preparado para desarrollar.

ESPAÑA. Una de las dudas recurrentes durante la lactancia es si conviene que una madre resfriada o con gripe amamante a su hijo. De entrada, interesa saber que es falsa la idea de que es mejor evitarlo, ya que el niño se podría contagiar a través de la leche. Es justo al revés. La madre debe mantener la lactancia aunque esté tomando medicación.

Lo cierto es que ni el resfriado ni la gripe se contagia por la leche. En cambio, lo que sí transmite la lactancia son los anticuerpos que el organismo de la madre genera para protegerse del virus. Estos anticuerpos ayudan también al bebé, especialmente si todavía no ha cumplido los seis meses.
Al amamantarlo “le estamos vacunando contra esos virus”, afirma Graci Ariza, asesora de lactancia y mamá bloguera. Además, “en el caso de que al final estén contagiados, sus síntomas disminuirán de forma considerable”, añade.

La Asociación Española de Pediatría (AEP) recuerda que una persona tiene “capacidad de infectar” la gripe desde un día antes del inicio de los síntomas. Esto quiere decir que la madre puede contagiar al pequeño, a través de sus besos y otras formas de contacto, cuando está incubando la enfermedad. Pero también, al revés.

El niño puede contagiar a su madre. De hecho, diseminan la enfermedad durante periodos más prolongados. En cualquier caso, seguir dándole el pecho es importante, porque la madre creará anticuerpos que el sistema inmunológico del bebé todavía no está preparado para desarrollar.

Las principales recomendaciones de los especialistas para evitar el contagio consisten en taparse la boca al estornudar o toser (si es posible, con el brazo y no con la mano) y evitar hacerlo en dirección al bebé; lavarse las manos con frecuencia y, sobre todo, antes de dar el pecho; y usar siempre pañuelos de papel.

También se aconseja que el entorno familiar del niño se vacune contra la gripe al comienzo de la temporada de baja temperatura e, incluso, que la mujer se la ponga durante el embarazo, pues el efecto protector de esta dosis alcanza al niño hasta los primeros meses de vida tras el parto. (Internet / La Nación)