Realidades

Una Madonna topless habla de drogas

La cantante posa ligera de ropa para la revista Interview en una serie de fotografías en las que aparece muy provocativa y seductora.

LOS ANGELES.  Su sello inequívoco sigue siendo la provocación, pese a los 56 años que la contemplan. Una vez más, Madonna lo ha vuelto a hacer, posando semidesnuda para una revista en la que, además de demostrar que se mantiene en perfecto estado físico, habla de su relación con las drogas, una forma, dice, de comunicarse con Dios de una forma directa e inequívoca.

“Es por eso que mucha gente se mete ácido y otra clase de drogas, porque quieren estar más cerca de Dios”, dijo la cantante en Interview, la publicación que le ha dedicado su portada y una sesión de fotos en sus páginas interiores.

Ella misma buscó ese camino durante años, y aunque no termina de aclarar si las ha dejado del todo, parece que ya no son un recurso habitual para la madre de tres hijos. “Yo he probado de todo al menos una vez, pero tan pronto como me colocaba, me pasaba el resto del tiempo bebiendo toneladas de agua para sacarme las drogas del sistema”.

En la entrevista, la cantante de Michigan admite que ahora piensa en la muerte más que nunca y que es un recordatorio constante para sacarle todo el provecho a su existencia. “Me volví una obsesa de la muerte, y la idea de que nunca sabes cuándo te va a llegar. Así que uno tiene que hacer todo lo posible de forma constante para aprovechar la vida al máximo”, indicó.

Asimismo, hace un guiño a la prostitución como la profesión más importante de todas las que existen después de tres décadas dedicada a su carrera como diva de la canción, además de razonar sobre la valía de cada ser humano. “Todos somos intrínsecamente buenos”, indica. “Solamente que a veces nos cubre la suciedad y la oscuridad y nuestro trabajo es sacudírnoslo de encima, pelar las capas y revelar nuestra propia capacidad”.

Además de la entrevista en Interview, Madonna fue noticia estos días por su visita a Malawi, país africano del que salieron dos de sus hijos adoptados. La cantante ha estado viajando al empobrecido estado desde 2006, donando fondos para varios orfanatos y colegios. (Internet/La Nación)