Opinión

Una acción indispensable: (Estado de sitio, asedio, cerco)

Dr. Jorge Norero González/Guayaquil

En cualquier guerra, los generales y estrategas tienen la ineludible obligación por cualquier medio, de imponer sus voluntades y objetivos al enemigo, hasta someterlos y de ser indispensable aniquilarlos, desatado el conflicto…

En los momentos actuales, hemos venido aceptando una situación insoportable para cualquier sociedad, como han sido los hechos suscitados en el sistema penitenciario ecuatoriano.

No voy a insistir en el diagnóstico, pero sí creo poder aportar con una idea, para lograr someter a los detenidos, reos y convictos, que hoy son quienes tienen el control, y amenazan con irradiar su violencia en todo el territorio, a través de los diferentes medios, mensajes, y hasta entrevistas, inundando las redes sociales, cuyo objetivo sin duda alguna, es causar terror, miedo, psicosis colectiva.

Se dice que la Fuerza Pública tiene el control periférico, el primario y el corredor de la muerte, en los actuales momentos, en centro de rehabilitación de Guayaquil, pero los pabellones siguen de manera inexpugnable, en manos de las diferentes pandillas, que dicen son los brazos armados de carteles mexicanos de las drogas, y ante esto: ¿Cuándo van a actuar para ingresar a los pabellones?

Como el temor es el posible escenario de muertos en gran número, la protesta de la comisión de los derechos humanos, y los posibles juicios por uso desproporcionado del uso de la fuerza, les propongo algo que funcionó y seguirá funcionando en diferentes episodios, situaciones y que hoy se debe aplicar si o si…

La medida es el “estado de sitio, asedio, cerco” a los diferentes pabellones, es decir cortar cualquier suministro de agua, alimentos, hasta que sus inquilinos abran voluntariamente las puertas de sus pabellones, entreguen las armas, celulares, y se sometan ante las autoridades legítimas designadas.

Cortar las líneas de abastecimiento desde el exterior al interior, es fundamental y se debe preparar todo un circuito de seguridad, incluidos cuerpo de bomberos, servicio sanitario, porque es probable que los reos intenten medidas suicidas, como incendios, motines, y otros eventos para llamar la atención y seguir siendo noticia urbi et orbi.

Impedir que los familiares de los reos permanezcan en los exteriores y suspender cualquier visita, hasta que todo vuelva a la normalidad, es otra medida inevitable, lo que también revela que el sistema interno de corrupción en el manejo de los alimentos para los reos sigue siendo una tarea que nadie quiere corregir por parte de los operadores del sistema penitenciario, cuestión hasta criminal…

Así que el “estado de sitio” coronel Cobo, usted que es estudioso de la historia, ha sido la mejor y pacífica medida, aplicada en diferentes momentos de la historia, cuando el desgaste, hambre y las necesidades internas, obligaron a reyes y príncipes entregar sus castillos y guarniciones…

Revise la historia y no estará sometido a cometer errores imperdonables.

Semper Fi.