Opinión

UN SILENCIO DAÑINO…

Por: Mario Ponce Lavalle – Quito

 

Un muy importante Secretario de Estado -no por los atributos que su personalidad emana, sino por el alto peso específico que la importancia de esa cartera de gobierno significa para la estructura de ingresos del Estado ecuatoriano- HA SIDO SEÑALADO como un potencial corrupto…como un vil coimador…y adicionalmente, como un pelafustán o pobre diablo escaso de moral, que andaría beneficiándose de “rebajas indebidas”, solamente aplicables a un ser discapacitado, sin serlo…Sumarían tal vez, algunos cientos de dólares mensuales, estas raterías, lo cual dibuja el perfil de un “angurriento total”, desalmado e inmisericorde con los dineros públicos -que no le pertenecen- sí, y solamente si, estas acusaciones fuesen ciertas…!

Caso contrario, ameritarían una contundente e inmediata acción legal, en CONTRA DEL MEDIO DIFAMADOR, que se ha permitido ensuciar y poner en tela de juicio, la rectitud y probidad de un Ministro, que a todas luces -por el bien del País- debería ser, absolutamente transparente, cristalino y patriota…!

El DENUNCIADO, es el ministro de Energía y Minas, don Xavier Vera Grunauer, y el DENUNCIANTE, es el Portal digital La Posta, en la persona de su principal, ¡el periodista Anderson Boscán…!

Las acusaciones son MUY GRAVES, pues de ser ciertas, implicarían no sólo la intención de querer robar fondos públicos, por ingentes cantidades de dinero, las cuales “justifiquen” el “comprar” puestos claves en Petroecuador pagando la bicoca de 2 MM/USD, al entonces gerente de la estatal petrolera, señor Ítalo Cedeño, por ese ilícito… sino la intención trascendente, de “intentar crear una estructura delictiva y permanente” dentro de la empresa estatal, que mueve la MAYOR CIFRA de ingresos por gestión comercial (10.000 MM/USD anuales) que alimenta la cuenta del Estado ecuatoriano en el Banco Central del Ecuador…

¡Lo INSÓLITO DEL CASO…! ha sido ver, que, ante semejante acusación, tanto el señalado, el ministro Xavier Vera Grunauer, cuánto el gobierno, han callado absolutamente…!

Nadie ha protestado y nadie se ha defendido -hasta ahora- incluyendo en esa “pasiva actitud”, el no haberse conectado, como ofreció el señor ministro hacerlo, vía Zoom, con la sesión de la Comisión Legislativa que trató hace dos días la denuncia, y que invitó al periodista Boscán, a rendir declaraciones…

Y de otra parte, también el gobierno nacional, lo cual INCLUYE al flamante Secretario de Información señor Seminario, mantienen la boca cerrada… ni una protesta, ni una aclaración, y peor aún, una CONTUNDENTE RESPUESTA aclaratoria, y acción legal en contra de la difamación, como lo haríamos muchos, si estuviésemos en una situación tal…!… mutis…!

Lo cual, muchísimos ciudadanos, ¡consideramos INACEPTABLE, COMPROMETEDOR Y DAÑINO…!

Esta “política del avestruz” -la de meter la cabeza en un hueco y esperar a que la tormenta pase- le deja en MUY MAL PREDICAMENTO al gobierno, que va alimentando una “mochila de incógnitas” de este tipo, que parecerían “estar patrocinadas” por el señor Laso, Secretario de la Administración, y también por el Secretario de la Presidencia, señor Pozo, si tomamos en consideración, que así han propiciado actuar, ante las denuncias de los puestos en la Aduana (casó Danubio), hace pocas semanas atrás…Un error, que terminará, pasándoles la factura…

El periodista Boscán y su Portal digital de noticias e investigación, La Posta, les puede y nos puede gustar más o gustar menos… eso se puede comprender; lo que NO SE PUEDE NEGAR, es que ese medio, de amplia aceptación en la actualidad, ¡acostumbre a hablar sin pruebas…! Siempre lo hace, como es el caso de lo aquí tratado…y se advierte, que su “cartuchera de balas” todavía guarda algunas “de reserva” … lo cual DEBERÍA EXIGIR DEL GOBIERNO, una inmediata aclaración, destitución si fuera el caso, ¡o algo…!

Todo menos, patrocinar un silencio que los hace daño… y con ellos, a quienes creímos y votamos por tener un GOBIERNO LIMPIO, ALEJADO DE LA CORRUPCIÓN, en contraposición a aquella década del 10 + 4, vergonzante para el Ecuador, donde el despilfarro y la apropiación indebida de los fondos públicos, marcó el ritmo de su acción…