Opinión

Triunfos del Gobierno

Antonio Aguirre

antonioxaguirre@gmail.com

Durante esta semana se realizaron cuatro actos de vital importancia para que la continuidad y primacia del partido gobernante tenga mayor influencia sobre la colectividad en general.

El primer caso es la nueva Ley contra el uso y tráfico de drogas en la qué la posición del Presidente de la República fue cumplida casi en su totalidad por los asambleístas afines al Gobierno, cuando unos pocos, cuyas cabezas visibles e influyentes como el asambleísta Mauro Andino se retiró de la sesión visiblemente disgustado y el asambleísta Virgilio Hernández, que voto en blanco demostrando poca conformidad al ser entrevistado.

El segundo caso es la elección en la Manga del Cura en la que algunas instituciones siempre estuvieron a favor por la posición manabita, un considerable número de mangacurenses no están de acuerdo con los resultados e impugnarán los mismos, como fue costumbre de la campaña casi ninguna de las peticiones de la provincia del Guayas fueron aceptadas e igual suerte correrá está impugnación.

El tercer caso es el que mayor atención tuvo durante la presente semana y es la elección de las “Manos del Ecuador” como nuevo presidente de Barcelona Sporting Club, institución que acapara más de la mitad de los aficionados del deporte rey, siempre se rumoró que la candidatura de José Francisco Cevallos era a gusto del Gobierno y puede ser, porque fue el anterior Ministro de Deportes, que goza de gran popularidad y que la presidencia de Barcelona, -si hace un buen papel-, podría llevarlo a un cargo de mayor jerarquía.

Y el último, la tan esperada convocatoria que el seleccionador Gustavo Quinteros hizo a los 29 jugadores que nos representarán, de los que solamente 23 podrán ser inscritos, siempre hay insatisfacción en las convocatorias y nunca están todos los que son, ni son todos los que están. La selección une al país –y los millones y millonas de ecuatorianos- se unen por la causa común que en este caso es la clasificación de Rusia 2018, -sin perder un milímetro de segundo-.

Las opiniones vertidas en el medio son de responsabilidad del autor.