Opinión

Un sabor tradicional

Como una mujer emprendedora, así es como catalogan a Carmen Castañeda Gómez, quien tiene 77 años, y de estos 45 son dedicados a la venta de tortillas de verde, mote, yuca y la deliciosa carne en palito.

Con su local ubicado en las calles General Barahona y Barreiro esquina, por muchos años se ha constituido en el principal centro de acogida de los babahoyenses y turistas, que han gozado de comer por las tardes una deliciosa tortilla, carne asada y una gaseosa o café.

Carmita comentó que gracias a su trabajo ha podido salir adelante demostrando que en esta ciudad existen hombres y mujeres que con su labor contribuyen al desarrollo económico y turístico de la localidad.

Según Castañeda Gómez, han pasado tantos años desde que empezó a preparar los diversos platos, que todas las tardes vende de la mejor manera. Indicó que actualmente solo vigila el trabajo que lo siguen haciendo parte de sus hijos, pero no olvida como empezó la actividad tortillera.

Sonrió varias veces y con un poco de vergüenza Carmen “La Gatita Castañeda”, como la conocen sus fieles clientes, decidió relatar su ejemplo de superación, el cual ha sido inculcado a sus 6 hijos que hoy agradecen el que con su esfuerzo y perseverancia supo sacarlos adelante.

“Mi padre era carnicero, desde muy pequeña me agradaba acompañarlo y observar la actividad comercial que hacía, un día él tuvo que irse de la casa y al ver que era necesario trabajar vi que un familiar vendía comida por las tardes, entonces decidí que yo lo podía hacer. Fue ahí cuando nació la idea de la venta de carne en palito con tortillas”, señaló la venerable mujer.


Es ejemplo para sus hijos

Muy contentos y orgullosos los hijos de Carmita indicaron que no hay mejor regalo que pudo darles la vida al tener como madre a una mujer que con su trabajo supo criarlos como hombres y mujeres de bien. Es por ello que hoy se lo agradecen continuando con el negocio que estableció esta babahoyense.

Fernando Arcentales Castañeda, dijo que la labor que ha desempeñado su madre sin duda alguna es digna de resaltar.

Comentó que actualmente él está a cargo de la venta de almuerzos, los cuales se venden en el mismo local que es utilizado por las tardes para expender las tradicionales tortillas. Dijo que no se avergüenza de ayudar a su madre, ya que ésta por su edad ahora debe descansar.

“La acogida que ha tenido desde siempre este local ha sido buena, grandes personalidades han acudido a probar las deliciosas tortillas que preparan mi mama y mis hermanas, nosotros continuamos con la tradición y esperamos que nuestras generaciones sigan con la venta de lo antes indicado”, sostuvo Arcentales.


Sus comensales son infaltables

Como un sitio que es parte de la historia de la capital riosense es como consideran este local de venta de tortillas.

Gloria Bermúdez indicó que desde hace mucho aprovecha los fines de semana para acudir junto a su esposo hasta este popular sitio. Reveló que de preferencia siempre pide una tortilla de mote junto a una carne o huevo frito, pero siempre la acompaña con una refrescante gaseosa.

Así mismo Antonio Gil dijo que desde que era un niño su mamá lo llevaba hasta este local, comentó que en ocasiones aprovechaba que acudía al hospital Martin Icaza, para darse una escapada y degustar las delicias de doña Carmen.

Fuente: la Hora.