Opinión

UN PILAR FUNDAMENTAL.

Ing. Agr. Mauro Erazo Vélez.

Presidente del Foro Agropecuario Ecuatoriano.

Presidente de la Asociación de Ingenieros Agrónomos del Ecuador.

 

 

EL CREDITO

El Ecuador país eminentemente agropecuario para su rehabilitación requiere que cuatro pilares fundamentales estén en armonía, esto es productividad, costos de producción, créditos y comercialización. Siendo el crédito uno de estos pilares importantes es necesario que se den condiciones favorables para la entrega de estos en el sector agropecuario lo que requiere un entorno político y económico estable, acceso a mercados y precios justos, garantías adecuadas, capacitación y asistencia técnica, proyectos rentables y sostenibles, políticas favorables y apoyo gubernamental, y una adecuada evaluación de riesgos y capacidad.

El crédito ideal para el sector productivo agropecuario debería ser accesible, oportuno, flexible y con tasas de interés competitivas máximo un digito. También debería adaptarse a las necesidades y ciclos de producción de los agricultores, ganaderos y demás actores del sector.

Además, el crédito ideal para el sector agropecuario debería estar acompañado de asistencia técnica y capacitación para mejorar la productividad y sostenibilidad de las actividades agrícolas y ganaderas. Un entorno político y económico estable genera confianza en los inversionistas y en la banca de desarrollo, lo que facilita la entrega de créditos.

También es importante que el sector agropecuario pueda acceder a líneas de crédito con plazos adecuados que les permitan invertir en la modernización de sus actividades productivas, la adquisición de maquinaria y equipos, la mejora de infraestructuras, entre otros aspectos clave para el desarrollo del sector.

Es fundamental que los productores agropecuarios tengan el conocimiento y las habilidades necesarias para gestionar adecuadamente su actividad. La capacitación y la asistencia técnica pueden mejorar la gestión y la rentabilidad de las explotaciones, lo que facilita la aprobación de créditos y su pago. Todo crédito agrícola debe ser respaldado por profesionales del área y cuyos proyectos agrícolas deben ser rentables y sostenibles a largo plazo para garantizar la capacidad de pago de los productores. Los bancos prefieren financiar proyectos que presenten un buen retorno económico y que sean respetuosos con el medio ambiente.

Las políticas públicas y el apoyo gubernamental pueden facilitar el acceso al crédito en el sector agropecuario a través de programas de financiamiento, subsidios, garantías o incentivos fiscales. Sin dejar de lado el apoyo para que las organizaciones campesinas puedan importar insumos sin aranceles para poder tener el control de los costos de producción. Los productores agropecuarios necesitan tener acceso a mercados donde puedan vender sus productos a precios justos para poder generar ingresos y pagar sus deudas.

El acceso a crédito en Ecuador debe cambiar la banca pública de desarrollo debe flexibilizar los requisitos y democratizar los créditos, hay promover la transparencia y la eficiencia en el sector financiero, para garantizar que los créditos lleguen de manera oportuna a los agricultores que lo necesitan.

El verdadero riesgo para el financiamiento del sector agropecuario es establecer términos y condiciones sin el conocimiento de sus características intrínsecas. Si la producción en este sector tiene una orientación incremental, las tablas de amortización que determinan el flujo de los pagos deberían tener una disposición paralela a los ingresos de la actividad por financiar.

En el libro “Normativas Sobre Operaciones” de la Corporación Financiera Nacional, en el numeral 17, literal a, y sub-literales i – ii, se especifica el uso de solo dos tablas de amortización: “tabla alemana o de dividendos decrecientes” y “tabla francesa o de dividendos iguales”. Las dos tablas generan un flujo de obligaciones contrario a las características incrementales de la producción agropecuaria, provocando un déficit que afecta por lo menos los tres primeros años. En el Reglamento de Crédito del BanEcuador, en el numeral 2.14.2 (Cuotas, formas de pago y período de gracia) también se estipulan las tablas de amortización anotadas en las normativas de la CFN, pero se añade una más: “Cuotas Variables”, que en teoría debería promover la concordancia entre la capacidad de pago y el valor por cubrir, pero todavía no se aplica.

En fin, las políticas públicas en relación con el crédito tienen que cambiar con la finalidad de ayudar a la rehabilitación del sector agropecuario sugiero algunas medidas para evitar que nuestros agricultores caigan en mora.

En resumen, para evitar que los productores agropecuarios caigan en mora es fundamental establecer un plan financiero adecuado, gestionar correctamente los costos y gastos, diversificar los ingresos, controlar los pagos y establecer relaciones de confianza con proveedores y clientes y que todo crédito sea entregado con un seguro agrícola que sea subsidiado por el estado. Si logramos hacer estos cambios estamos seguros de que hay una esperanza firme para el sector, consideraremos que de verdad se quiere volver la mirada al campo.