Ciencia

Un microchip para controlar la fertilidad

La Fundación Bill y Melinda Gates apoya económicamente el proyecto de un dispositivo implantable bajo la piel que quiere convertirse en el anticonceptivo definitivo.

EE.UU. Aunque a alguna pueda parecerle raro, los implantes electrónicos en las capas más superficiales de la piel no es algo nuevo. Con ello se consigue el tratamiento de enfermedades que requieren dosis diarias de medicamentos y controles exhaustivos de los pacientes. Ahora bien, el hecho de que uno de estos chips sirva para el control, por parte de la propia mujer, de la fertilidad es toda una revolución.

La empresa responsable de este invento es Microchips, una entidad con enlace al Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) y cuyo objetivo era crear un nuevo método de control de natalidad para que una mujer pudiese ser capaz de encender o apagar su fertilidad cuando quisiera y que pudiera usarse durante un gran lapso de tiempo (16 años).

La respuesta es un microchip que se activa y desactiva por control remoto; mide tan sólo 20x20x7 milímetros y está diseñado para implantarse bajo la piel de las nalgas, el abdomen o el brazo. Cuando está activo, el chip libera la hormona levonorgestrel, que se utiliza para métodos como el DIU o la píldora.

Cuando se desea tener hijos, simplemente hay que apagar el dispositivo, que en ningún momento necesita ser extraído. Únicamente cuando transcurra el período máximo aconsejado por este dispositivo inalámbrico, es decir, 16 años.

La empresa planea presentar el implante para los ensayos preclínicos en Estados Unidos el próximo año y, de ser aprobado por la FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos en EEUU) creen que el dispositivo podría salir a la venta en 2018. (Internet/ La Nación)