Opinión

Un innovador préstamo agrícola recompensa a los agricultores por su gestión ambiental

Ing. Agr. Pedro Álava González
Desde los E.E.U.U. para La Nación de Guayaquil-Ecuador

 

Es una verdadera lástima que el Ecuador contando con buenos profesionales economistas vinculados con la Banca internacional se presenten a tan conspicuos centros financieros a solicitar ayuda económica para cubrir su déficit fiscal, es decir para pagar sueldos y salarios lo cual me parece una singular miopía y ausencia de planes para gobernar. En lugar de llegar a ellas con planes y proyectos que sean de interés prioritario de esta banca internacional cual es La Agricultura frente al recalentamiento global, pero no, ellos están muy desactualizados de lo pasa en el primer mundo y solo desean endeudarse para gastos corrientes y cero de inversión.

El mercado del dinero y en especial con el BANCO INTERAMERICANO DE DESARROLLO la mayor fuente financiera mundial para latino América es vergonzoso que este nuevo gobierno, no esté enterado del enfoque prioritario de financiación cual es, el programa holístico para el desarrollo de la región que persiguen resultados transformadores en todas las economías y sociedades.

El BID representa para el Ecuador en estos momentos la principal fuente de financiamiento y conocimiento para el desarrollo innovando y aplicando nuevos patrones de manejo de nuestro sector agropecuario y así, lograr prontas soluciones para alcanzar una nueva política agraria resiliente, sostenible, e inclusiva.

Acá en USA, desde el 2022, la red global de agricultores a agricultores y la empresa de tecnología agrícola Red® de Negocios de Agricultores lanzaron un nuevo programa de incentivos para préstamos operativos agrícolas. El programa de Financiamiento de Agricultura Regenerativa (FAR) incluye un reembolso de la tasa de interés del 0.5% para los agricultores que alcancen los puntos de referencia climáticos y de calidad del agua establecidos por el Fondo de Defensa Ambiental. El fondo piloto de 25 millones de dólares se amplió a 50 millones de dólares en 2023. Obtenga más información sobre los resultados del programa a continuación.

Principales conclusiones del informe del año piloto.

El ochenta y tres por ciento de los agricultores participantes que completaron los requisitos del programa cumplieron con los estándares ambientales para la eficiencia de los fertilizantes y las prácticas de salud del suelo.

Se recopilaron datos de 42.000 acres, y los agricultores de RAF lograron rendimientos medios de cultivo iguales o superiores a los promedios nacionales de maíz, soja y trigo.

Tanto los agricultores que son los primeros en adoptar las prácticas regenerativas como los que lo hacen por primera vez fueron elegibles para participar.

Los agricultores que obtuvieron el reembolso demostraron que aplicaron nitrógeno a niveles que minimizan el riesgo de pérdida de aire y agua. Durante los próximos tres años, EDF y FBN utilizarán datos agregados de nitrógeno a nivel de granja para calcular las emisiones de óxido nitroso, un potente gas de efecto invernadero, y nitrato, un contaminante del agua prevalente, en toda la cartera de RAF.

Cuantificar los beneficios financieros a largo plazo de las prácticas de conservación que fomentan la resiliencia de las explotaciones agrícolas y reconocer el valor de la financiación ofrecida a los agricultores sería transformador para las explotaciones, los prestamistas y el medio ambiente. Esa idea recibió un gran impulso cuando Farmers Business Network, una red global de agricultor a agricultor y empresa de tecnología agrícola, lanzó un nuevo préstamo para operaciones agrícolas que incluye un incentivo de tasa de interés más baja para los agricultores que alcancen puntos de referencia climáticos y de calidad del agua.

El Fondo de Defensa Ambiental y FBN han colaborado durante varios años para integrar ciencia sólida en la plataforma de datos de FBN. Ahora, la experiencia en sostenibilidad degradable se combina con el negocio de préstamos agrícolas de rápido crecimiento de FBN para ofrecer préstamos operativos a bajo interés a los agricultores que implementan el manejo del nitrógeno y la conservación del suelo.

Esta es una victoria para los agricultores que serán recompensados por su gestión, un gran avance en la conexión de datos sobre el desempeño ambiental y financiero de las granjas a través de su financiamiento, y una nueva oportunidad para los inversores y otras instituciones financieras. He aquí por qué.

Los prestamistas, los socios financieros más cercanos de los agricultores, por lo general no recopilan información financiera sobre la conexión entre la conservación, la adopción, el desempeño financiero y el riesgo en sus prácticas de suscripción de préstamos. De hecho, una investigación de mercado reciente muestra que solo el 35% de los agricultores han discutido las prácticas de salud del suelo con sus prestamistas, sin embargo, la mitad de los agricultores estarían interesados en un producto de préstamo que los apoye en la adopción de prácticas de salud del suelo.

El acceso a los datos para comprender mejor los riesgos climáticos y las emisiones en sus carteras es un primer paso clave para ayudar a los clientes agricultores a desarrollar resiliencia climática, algo que los prestamistas agrícolas de todo el mundo han comenzado a abordar. La capacidad de FBN para conectar datos ambientales y financieros es una gran ventaja y les permite ofrecer uno de los primeros programas de financiamiento agrícola de EE. UU. para recompensar a los agricultores por su desempeño ambiental.

Los agricultores que cumplan con los estándares ambientales recibirán un descuento del 0,5% en la tasa de interés de su préstamo operativo, así como conocimientos agronómicos para optimizar los beneficios en la granja de las prácticas regenerativas y su rentabilidad a largo plazo, un beneficio crítico en un momento en que los precios de los fertilizantes se han duplicado con respecto al año pasado. Cualquier agricultor que cumpla con los estándares ambientales calificará para el descuento, lo que permitirá que se beneficien tanto los nuevos adoptantes de la conservación como los agricultores que han adoptado prácticas de conservación durante décadas.

Estándares ambientales basados en ciencia sólida y flexibles a las necesidades de los EDF diseñó estándares ambientales que proporcionan un marco flexible para que los agricultores utilicen una variedad de prácticas de manejo y conservación para demostrar su administración ambiental, al tiempo que permiten a FBN medir los beneficios climáticos y de calidad del agua.

El exceso de nitrógeno de los fertilizantes y el estiércol emite óxido nitroso, un gas de efecto invernadero que es 300 veces más potente que el dióxido de carbono, y nitrato, un importante contaminante del agua. Las pérdidas de nitrógeno en el medio ambiente son invisibles e históricamente han sido difíciles de medir y monitorear. Este préstamo utiliza ciencia innovadora que ahora permite medir las pérdidas de nitrógeno de manera asequible y precisa.

El estándar de gestión de nitrógeno se basa en una investigación revisada por pares realizada por científicos de EDF y otros que han validado el balance de nitrógeno (la diferencia entre las entradas y salidas de nitrógeno de un campo en el transcurso de un año o la rotación de cultivos) como una forma fácil de usar y científicamente sólida de cuantificar las pérdidas de nitrógeno en el agua y el aire a nivel de granja. Los modelos ambientales revisados por pares desarrollados por los científicos de EDF permitirán a FBN utilizar datos agregados a nivel de granja para calcular las emisiones de gases de efecto invernadero y las pérdidas de nitratos a escala.

El estándar de gestión de nitrógeno se basa en una investigación revisada por pares realizada por científicos de EDF y otros que han validado el balance de nitrógeno (la diferencia entre las entradas y salidas de nitrógeno de un campo en el transcurso de un año o la rotación de cultivos) como una forma fácil de usar y científicamente sólida de cuantificar las pérdidas de nitrógeno en el agua y el aire a nivel de granja. Los modelos ambientales revisados por pares desarrollados por los científicos de EDF permitirán a FBN utilizar datos agregados a nivel de granja para calcular las emisiones de gases de efecto invernadero y las pérdidas de nitratos a escala.

La solidez de las normas medioambientales es un componente vital del nuevo préstamo, y EDF seguirá asesorando a FBN sobre la ciencia y la cuantificación de los beneficios climáticos y de calidad del agua.

Expandirse a más agricultores, inversores y prestamistas.

El fondo piloto de 25 millones de dólares de FBN está inscribiendo actualmente a entre 30 y 40 agricultores que cultivan maíz, soja o trigo. El proyecto piloto permitirá a FBN conectar el desempeño ambiental de las granjas con el desempeño financiero del fondo y crear nuevos conocimientos sobre la relación entre las prácticas regenerativas y el riesgo y la solvencia de las granjas. Esta innovación brindará a los inversores y prestamistas agrícolas una nueva oportunidad de inversión con el potencial de escalar a través de millones de acres.

FBN planea escalar el fondo a 500 millones de dólares en tres años y acceder a los mercados públicos para titularizar y vender estos préstamos a inversores que buscan inversiones líquidas y respetuosas con el medio ambiente. Los resultados de este proyecto piloto también pueden servir de base para el desarrollo de productos financieros innovadores por parte de otros prestamistas agrícolas que deseen comprender mejor su exposición al riesgo climático agrícola y trabajar con los clientes agricultores para crear resiliencia y rentabilidad a largo plazo tanto para las explotaciones agrícolas como para las carteras de préstamos.