Opinión

Un hombre cruel y banal: Putin

Margarita Dager-Uscocovich

articulista independiente Charlotte, Nc .

Snow Fountain Press- Miami

@mr_dageruscocov

www.margaritardager.com

IG:  m.r.dager_the_travel_writer

 

A través del tiempo hemos conocido el carácter álgido, narcisista y dominante que ha irrumpido en tierras libres y autónomas por el simple capricho de tener el poder absoluto sobre otros.

Es así que, desde la perspectiva de opinión y análisis, la guerra contra Ucrania nos deja ver la crudeza de una determinación diabólica y ambiciosamente desmedida.

Dicho esto, vemos que esta guerra obliga a salir a miles de residentes de todos los estratos sociales, lo mismo que condiciones emocionales dejando atrás un país sin hogares, sin familias. Algunos se quedan sobreviviendo en bunkers, aeropuertos, sótanos porque no conocen nada más que su vida en Kiev, Miriúpol, Járkiv, Léopolis, otros se marchan esperando llegar a un lugar a salvo para luego volver.

Todos huyen, y lo único que llevan consigo es indignación y miedo. Mujeres embarazadas e hijos huérfanos de padre porque se quedan a luchar para defender un país que está siendo devastado por un nervioso Putin se embarcan en una cruzada sin fin sea a pie, o en tren.

 A un mes de los encuentros bélicos, mujeres, niños, ancianos y personas con distintas discapacidades han vivido bajo la ocupación rusa en circunstancias de violencia.

Soldados rusos han violado a niñas, van borrachos y sucios enarbolando sus banderas en espacios privados pensando que con este gesto patriótico presionan a los civiles ucranianos de alguna forma.

Por otro lado, las mentes ucranianas esperan que ellos paren, que vuelva la tranquilidad, y que la paz los abrace en estos momentos inciertos.

En la guerra de Putin los albergues no dan abasto. Lágrimas marcan los sacrificios de los que se quedan. Docenas de veces a la semana llegan a Berahove donde algo se trata de hacer en una iglesia cercana, para proteger a los desplazados que llegan desde distintos puntos del país. El sonido de las bombas continúa y los niños en ocasiones se asustan con solo escuchar la lluvia.

La invasión a Ucrania sigue cosechando una parte cruel en la historia de este país vulnerable, y de Rusia como país gobernado por un autócrata banal.

Putin fue calificado como un “error de la historia” por Alexei Navalni su opositor acérrimo.

La obsesión de Vladimir Putin con Ucrania es simplemente por su absurdo empeño de recrear un nuevo poderío para restaurar en su declinante Rusia la relevancia de una superpotencia. Ucrania fue parte de la antigua Unión Soviética y tanto su cultura como su economía le daban poderío al Imperio de los Zares, sin embargo, a Putin en realidad no le preocupa que Ucrania sea parte de la OTAN, sino que se convierta en parte de Europa, y que obtenga el poderío y la independencia de un verdadero estado de derecho.

Mientras el hambre se enquista en los estómagos de los soldados y voluntarios ucranianos al igual que en los de sus ciudadanos; los soldados rusos, los aliados chechenos , los bielorrusos y sus  aliados mercenarios han tratado de tratar a Ucrania como un estado manejable y bienmandado humillándolo, pero ,  hay que ver de qué parte está la historia , de Ucrania que ha resistido valerosamente, o de Rusia que está siendo presionado poco a poco por la humillación y la carrera digital de comunicación del presidente  Volodymyr Zelensky.

#Otan #Ucrania #Afavordelapaz #apoyandoaucrania #Putinunerrordelahistoria #Onu #PresidenteZelenskyy #opinion #derechoshumanos #niunamás #noalaviolencia #lisniñosdebenserniños #noalaguerradeUcrania #aunmesdelainvasionRusa.